CCD3CE9E-683C-4211-84D2-3AC37AA5F982
“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. ¿Porque que aprovechará el hombre si ganaré todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O que recompensa dará el hombre por su alma?” (Marcos 8:34-37). Jesús le estaba dando a la gente una invitación a vida abundante, no solo a la existencia, pero a la vida abundante. La cosa es que, obtenemos la vida a través de la muerte; es una paradoja. Jesús estaba diciendo que la manera en la que típicamente pensamos de la vida, la satisfacción y la plenitud está al revés. Él estaba diciendo que vivir egoístamente de hecho producirá muerte; nos robará el gozo, nuestra plenitud y robará nuestras vidas. Sin embargo, si nos negamos a nosotros mismos, tomamos la cruz, y le seguimos, encontraremos vida. Jesús estaba diciendo que incluso si conseguimos lo que queremos, cuando lo queremos y como lo queremos, nos perderemos de la verdadera vida. ¡No encontraremos satisfacción duradera! El egoísmo nunca es el camino a la felicidad; es de hecho un obstáculo real para vivir la vida abundante que Dios nos ofrece a través de Jesús. No estoy diciendo que debamos de perder de vista nuestros goles, deseos y aspiraciones; esas cosas son buenas. Pero no podemos poner nuestras esperanzas para la felicidad en ellas. Sí suceden, ¡grandioso! Pero sí no, confiamos en que Dios tiene un mejor plan para nosotros. Y a pesar de que logremos nuestros goles o no, estamos continuamente en el amor de Dios, encantados con Su plan y persona y con todo lo que ha hecho por nosotros. Disfrutaremos nuestros goles, nuestra influencia, y nuestros ingresos mucho más cuando nuestra satisfacción y nuestra plenitud están encontradas en el amor de Jesús. Así que sí el egoísmo produce muerte e insatisfacción, ¿que produce vida? La respuesta es amor verdadero, incondicional y sacrificial. ¡Esto es lo que este pasaje describe! Nótese el porque perdemos nuestras vidas, según el pasaje: “por causa de mí y del evangelio”. Jesús está diciendo que el motivo para perder nuestras vidas es esencialmente el amor. Consideremos a Jesús; consideremos a las personas que necesitan saber y conocer sobre Su amor, Su bondad, Su misericordia, Su historia y Su salvación; y somos internamente motivados a dar nuestras vidas. Perdemos nuestras vidas basadas en nosotros mismos y encontramos la verdadera vida en Él. El amor es lo opuesto al egoísmo. El amor da; el egoísmo toma. El amor piensa en otros; el egoísmo piensa en el mismo. El problema es que, como seres humanos no somos naturalmente amorosos, dadores, y generosos. Somos egoístas; no lo tomes personal, es naturaleza humana. Tendemos a ser enfocados en uno mismo y a absorber para uno mismo. Fuimos nacidos de esa manera; tenemos que aprender a amar, a dar y a servir. Cuando leemos pasajes así, con frecuencia en inadvertencia nos mentimos. Pensamos, “Okay, dice que nos neguemos a nosotros mismos. Si voy a seguir a Jesús y si voy a encontrar esta vida de la que Él está hablando, entonces necesito negarme a mi mismo. Tengo que levantar mi cruz. Tengo que olvidarme de mi y de lo que necesito y de lo que quiero, y tengo que forzarme a amar a Dios y a las personas”. Eso suena padre, ¿no? Se oye muy espiritual. Pero si trato de negarme a mi mismo por mi mismo, de hecho me enfoco en “yo” más que nunca. Enfatizar el “yo” es inherentemente contraproducente. El “yo” es el problema, no la solución. La respuesta para vivir una vida sacrificial, amorosa, y generosa no está en hacernos amar más. Ese tipo de esfuerzo propio está condenado al fracaso. Espero menos de mi mismo, pero acabo con más de mi mismo. Nuestro deseo de amar generosamente y de vivir una buena vida es encomiable; pero si se basa en pura voluntad propia, no va a funcionar a largo plazo. El cambio basado en si mismo rara vez es sostenible o sustancial, y no tiene el poder de producir satisfacción o plenitud en nuestras vidas. El punto de este pasaje no es tratar más, es cambiar nuestro enfoque. Si vamos verdaderamente a negarnos, si vamos a amar, a dar y a pensar en otros primero, entonces tenemos que estar interesados y consumidos con alguien que no sea nosotros. Nótese la reacción de la invitación de Jesús. Él dijo, “Si quieres venir en pos de mí, niégate a ti mismo, toma tu cruz y sígueme”. El “niégate a ti mismo” está enmarcada por la palabra “mí”; está enmarcada por un enfoque en Jesús. En otras palabras, si estamos interesados en Jesús, si queremos amarlo y amar como Él, si queremos la vida abundante que es encontrada en Él, entonces tenemos que dejar de pensar en nosotros mismos. Necesitamos enfocarnos en Él y en Su amor por nosotros. Mientras más nos enfoquemos en nosotros, más perderemos nuestra satisfacción, plenitud, y significado. Pero cuando nos consumimos y nos enamoramos de Jesús, nos olvidamos de lo que queremos, cuando lo queremos y como pensamos que lo queremos. Perdemos nuestras vidas, pero de hecho la encontramos. Descubrimos la plenitud que deseamos cuando dejamos de tratar de encontrarla en y a través de nosotros. Perdemos nuestras vidas porque nos olvidamos de nosotros mismos mientras recordamos y nos deleitamos en el amor de Jesús, en quién es y en lo que ha hecho por nosotros. Perdemos de vista nuestros deseos y necesidades. Nos perdemos de vista a nosotros mismos y nos enamoramos de Él. Nos emocionamos de Su historia, porque Su historia es nuestra historia ahora. Y antes de que lo sepamos, estamos viviendo en satisfacción y plenitud.

C4AC2852-E0D5-4ADC-9075-7EFA7CD4F086
Hace unas pocas semanas tuve una semana de vacaciones en mi escuela en la que aproveche para visitar algunos lugares en Australia. Esta foto la capture en una playa y al estar ahí empeze a pensar en algo que quiero compartirles. Como pueden ver, la ola sube sobre la roca mojándola toda hasta que la roca llega a desaparecer envuelta sobre la grandeza de esa ola. Realmente creo que el amor de Dios es exactamente así: Su amor continuamente nos inunda en su grandeza y así como con la roca, todo suele desaparecer cuando llegamos a tener ese encuentro con Él y Su gran amor. En el momento en el que me encontraba en esa playa, me sentía indigno, incapaz y muy mal emocionalmente y espiritualmente por alguna razón y fue cuando llegue a tener esta revelación del amor de Dios. Tal vez te encuentres en una temporada que se parece mucho al invierno, pero quiero decirte que Su amor está presente justo allí deseando inundarte continuamente en el. Es un amor que como una ola, todo parece desparecer cuando eres inundado en el, sean fracasos, errores, dolor, perdida, depresión, estrés, Su amor siempre está allí y es lo único que necesitas para continuar. He llegado a aprender en estos momentos también que la vida es para ser amado y para amar. El orden de estas 2 frases es intencional, porque hasta que nos demos cuenta que somos amados, es difícil, probablemente imposible, verdaderamente amar. El amor que más importa, el amor que nos permite saber que somos valiosos y significantes, es el amor de Dios por nosotros. Una vez que empezamos a recibir Su amor, es mucho más fácil amar a otros. Hay algo sobre el amor de Dios que nos ayuda a ver más allá de nosotros y ver a aquellos al rededor de nosotros. ¡La vida está destinada a ser vivida en amor! Dios derrama Su amor en nosotros incluso cuando no lo devolvemos. Insistimos en correr lejos de Dios, y aún así Dios insiste en correr hacía nosotros. ¡Es inexplicable! El mayor tema de la Biblia es que el amor de Dios apasionadamente persigue a la humanidad. No importa quién seamos, donde estemos, o lo que pensemos de Dios, Él está perdidamente enamorado de nosotros. La Biblia dice que Él sabe cada detalle de nuestras vidas. Dios conoce nuestros pensamientos, nuestras acciones, e incluso el número de pelos en tu cabeza. ¡Él ama seguir nuestras vidas! Él nos mira cuando dormimos, lo cual suena raro pero es de hecho confortante si paras y lo piensas. Él está ahí cuando despertamos en la manaña, y Él tiene cosas buenas planeadas para nosotros durante el día. Dios no tiene motivos ulteriores en todo esto. Él no es un loco controlador, tratando de manipularnos o sobornarnos o intimidarnos hacía la santidad. Él genuinamente nos ama y quiere lo mejor para nuestras vidas. Cuando la Biblia habla sobre los peligros del pecado, es simplemente para ayudarnos a evitar caídas y sacar lo mejor de nuestras vidas. No es para el bien de Dios, es por el nuestro. Sí pudiéramos dejar de vagar por el camino y viéramos hacía atrás, veríamos a Dios en persecución, pero para rescatarnos y abrazarnos. Dios nos valora por quién somos, sin condiciones, sin advertencias. Muchas veces podemos pensar que Dios está interesado en nuestro comportamiento, como un policía viéndonos y esperando a que caigamos. Podemos pensar que Él casi disfruta castigar a las personas. Después de todo, hemos conocido a algunas figuras de autoridad que recibieron una patada de ejercer su poder, y tal vez Dios es el mismo, solo infinitamente más. Para hacer las cosas peor, sabemos que tenemos problemas y debilidades y esquinas oscuras que nadie ve. Ser amado por Dios puede verse muy lejos de alcance. Muchas veces tenemos miedo que si nos acercamos a Dios, seremos expuestos por quién realmente somos. Anhelamos ser amados y amar, pero nos sentimos no amados. Y nuestro conocimiento de nuestra necesidad nos hace escondernos de Dios, el que nos ama más porque pensamos que sí nos ve por quién realmente somos, se enojara. El amor humano es increíble e importante y necesario, pero palidece en comparación al poder del amor de Dios para satisfacer nuestras almas y curar nuestros corazones. ¡Dios nos ama con amor sin fin y pasión incondicional! Él anhela juntarnos en Sus brazos, no para criticarnos o controlarnos o condenarnos, pero simplemente para amarnos, para sanarnos y para restaurarnos. El amor de Dios nos persigue y cuanto antes nos atrape, mejor. Cuando se trata de Dios, el amor no es solo un acción, es un estado de existencia. ¡Dios es amor! Es una de las principales características que lo hace quién es. No todo el amor es Dios, y el amor no es el Dios que alabamos; pero Dios es amor personificado. Nunca seremos satisfechos en la vida sin amor. Dios creo a los seres humanos fuera del deseo de relación. Él creo a Adan y Eva porque Él quería amar y ser amado. Ese fue Su sueño desde el principio, y nada ha cambiado. Él aún es un Dios que valora el amor sobre todo. ¿Por que puso Dios el árbol en el jardín del Eden en primer lugar? ¿Por que no lo hizo simplemente imposible para desobedecer? El amor por definición requiere la habilidad para escoger. Sí no podemos escoger amar o no amar, entonces no podemos realmente decir que amamos en absoluto. Dios no quería un planeta lleno de robots que lo obedecieran. El amor tenía que tener un libre albedrío, una elección. Lo opuesto al amor no es el odio, es el egoísmo. Adan y Eva escogieron el “yo” sobre el amor, escogieron el “yo” sobre Dios. El egoísmo es la esencia del pecado. Piénsalo: ¿Cuanto del dolor y sufrimiento en el mundo no es causado por desastres naturales o por accidentes, sino por los seres humanos persiguiendo voluntariamente sus propios deseos? Sí tan solo pudiéramos seguir la regla de oro, el tratar a los demás de la manera que nos gustaría que nos trataran, imagínate que pasaría a gran parte del mal en el mundo. Pero enfrentémoslo: A menudo no elegimos la regla de oro, especialmente si nos va a costar algo. Admiramos la idea del amor, pero el egoísmo está tan arraigado en nosotros que generalmente gana. Incluso nuestras búsquedas de amor tienden a ser egoístas, entonces nos preguntamos por que el amor no funciona tan bien. Piensa sobre el contraste entre el egoísmo de Adan y el amor de Jesús. Adan escogió “yo” y pecado, y a través de su egoísmo, el mal entró al mundo. Jesús escogió amor sobre “yo” y, a través de Su amor, el poder del pecado y el mal fueron destruidos. ¡La Biblia entera es la historia del amor de Dios por la humanidad! No es sobre el pescado, o sobre desempeño, o sobre religión; es sobre un Dios que incesantemente, obsesivamente, e implacablemente ama Su creación y tomó grandes medidas para restaurar a la gente a Él mismo. Dios dio lo mejor de Él para salvar lo peor de nosotros. ¡Esto es amor verdadero! ¿Se acuerdan de la historia de cuando Dios le pide a Óseas que se casara con una prostituta? Las personas de ese día veían el amor como una comodidad que podía ser comprada. También veían el amor como la búsqueda de auto gratificación. Y finalmente, ellos hablaron de amar objetos inanimados. Así era como definían el amor: lo puedes comprar, es sobre ser satisfecho personalmente, y es sobre posesiones y cosas. Suena mucho como nuestra cultura ahora. Dios le dice a Óseas que ame a Gomer “así como el amor del Padre” por Su gente. Dios está diciendo que Su amor no es como el nuestro. Contra todo el sentido común, en contraste a nuestras ideas humanas sobre justicia y compromiso, el amor de Dios nunca se da por vencido. ¿Que tan desgarrador al corazón es éste proceso para Óseas? Él tiene que ir a buscar a su esposa, una prostituta, que ha regresado a la prostitución después de haberse casado con él. Encontrar a Gomer no es algo cómodo; no es limpio o ordenado. Él camina por las calles y entra en edificios que gente buena evita. Un hombre de Dios nunca debería de ser visto ahí; todos saben eso. Pero ahí va Óseas buscando a su esposa… Esto es ilógico, esto no es justo, esto es extravagante. ¡Él nunca debería de hacer esto! Se vuelve más increíble; en el versículo 2 dice, “La compre entonces para mí por quince siglos de plata y un homer y medio de cebada.” ¡Espera! ¿Que? Ella era su esposa… ¿Por que está pagando por ella? De alguna manera, Gomer se ha quedado atrapada en la industria de escalava sexual. Evidentemente, ella dejo a Óseas voluntariamente, pero ahora ella se encuentra cautiva. ¿La encuentra Óseas en algún pestal, encadenada y atada, y golpeada, en rebaja al mejor postor? ¿Que? ¿Que está sucediendo? Óseas ve a su esposa, la madre de sus tres hijos y le dice a su vendedor, “Perdón señor, esa es mi esposa.” El hombre dice, “No me importa quién pienses que sea, éste es su precio.” Óseas paga el dinero y recibe a su esposa. ¿Puedes imaginarte ese intercambio? ¿Cuando Óseas ve los ojos de su esposa? No hay duda que ella bajara la cabeza en vergüenza. Ella espera rechazo; ella espera reprensión. Gomer sabe lo que es ser comprada por hombres que quieren usarla. Esa ha sido la historia de su vida. Es lo que ella piensa que merece; pero Óseas no la compra para usarla, él la compra para sanarla. Ella tiene que estar pensando: “Me ha encontrado, ¿y ahora me está comprando? Yo lo abandoné, abandone a nuestros 3 hijos. ¿Y aún así insiste en comprarme de regreso? ¿Que clase de hombre es éste?” El versículo 3 nos dice lo que Óseas le dice a su esposa después. Esto me asombra, porque no me puedo imaginarme diciendo esto si fuera él. “Tu serás mía durante muchos días; no fornicarás, ni tomarás otro varón; lo mismo haré yo contigo.” ¿Que está haciendo? ¡Él está renovando sus votos! ¡Está restaurando su relación! Ella probablemente no puede alzar la mirada, pero él está haciendo su matrimonio como si ella nunca le hubiera hecho mal. Curiosamente, el nombre Óseas significa “salvación” en Hebreo, y el nombre Gomer significa “completo”. ¡No creo que eso sea coincidencia! Dios está predicando el Evangelio 750 años antes de Jesús. Él le está diciendo a Su gente que en medio de su rebeldía y pecado obstinado, Él completará su salvación. No importa que tan lejos se hayan desviado, Él tomará la iniciativa para encontrarlos, sanarlos, y amarlos. Así que Óseas es una imagen de Dios y sin ofender, Gomer es una imagen de tu y yo. Él pagó lo que era suyo, y Su hijo, Jesús, derramó Su sangre para comprarnos de regreso. ¡Nuestro Óseas ha llegado! ¡La salvación ha llegado! Él te encontró y me encontró. Él tuvo que caminar en los lugares más despreciables y recorrer los callejones más oscuros para encontrar a las personas que tan apasionadamente ama. Tu eres Gomer y yo soy Gomer. Fuimos quebrados al seguir nuestros propios planes, nuestra propia voluntad, y solo nos atoró en pecado. Pero Dios no dejo que eso lo detuviera; Él no descansaría hasta que nos encontrara. Tal vez has estado buscando el amor en los lugares equivocados, y estás cansado, y sucio, y avergonzado, y estás con la cabeza abajo. Dios aún está completamente enamorado de ti. Su amor no es alterado por quien eres o donde has estado o con quién estuviste ayer en la noche. Él quiere que dejes caer tus defensas y aceptes Su abrazo. ¡Su amor es real! Él no te quiere por lo que puedas hacer, Él te quiere por ti. Dios ama al mundo, y Dios te ama, con un amor incontenible, indescriptible, e incansable. Su amor hace que la vida funcione bien. Te encuentra y te sana. Te persigue y te abraza. Cuando descubres el amor de Dios, ¡todo cambia! Considera por un momento que fuera de control el amor de Dios por el mundo es… Dios sabe todo. Él está fuera del tiempo y del espacio, y Él sabe que pasará antes de que pase. No puedo explicar esto completamente, pero Dios sabe quién lo amará y le recibirá, y aún así Él escoge amar al mundo entero. Indiscriminadamente, imprudentemente, obstinadamente. Él no ama a personas buenas más y a las malas personas menos. ¡Su amor es incondicional! Está basado en quién es Él, no en quiénes somos o en lo que hacemos. El amor de Dios es constante, inmutable e implacable. Él nunca nos amará más de lo que nos ama ahora, y Él nunca nos amará menos. Él está obsesionado con nostros, y no hay nada que podamos hacer para cambiar eso. 

45DB3173-5010-4373-81D1-85C1874F455F
¿Que es la esperanza? Por que es esencial en nuestras vidas? ¿Por que muchos de nosotros nos olvidamos de esto? La esperanza es emoción del futuro; es una sustancia que necesitamos hoy para llegar al manañana. Cuando tienes esperanza, no piensas ‘tal vez’ algo bueno pasará o ‘deseas’ que algo bueno pasará. Tienes un sentimiento que realmente hay algo ahí guardado para ti. La esperanza es el poder de estar alegre en circunstancias que conocemos como desesperantes. Es durante nuestros momentos más duros, cuando el cielo parece caerse al rededor de nosotros, que necesitamos tomar esperanza. ¿Que si tu lucha es una señal de que Dios está planeando algo en tu vida? ¿Podría ser que le estás pidiendo a Dios que remueva la cosa exacta que Él ha estado tratando de revelarse a través? Cuando no tenga sentido, debemos de ver con “emoción” al futuro. Abraham tuvo esperanza contra esperanza, o en otras palabras, él creyó en las promesas de Dios cuando ya no tenía sentido. Jesús te mantendrá vivo cuando el sentido común dice que deberías de estar muerto. Él te bendecirá cuando el mundo dice que debes de ser pobre y estar solo. Él te librará cuando estés experimentando dolor y sufrimiento. ¡Él te dará más y más! Esto es lo que estoy anticipando; en esto es donde pongo mi esperanza. ¡La vida con Jesús solo se pone mejor y mejor! En Corintios 2:9 dice, “No hay mente que se haya imaginado lo que Dios ha preparado para aquellos que lo aman.” Y en Lucas 5, cuando Jesús y Simón están en la barca, podemos ver como Jesús tiene una increíble habilidad de encontrarse con las necesidades de la gente, y aún así Él quiere tiempo personal con nosotros. Él siempre está pensando en el UNO y en ese momento Simón era el uno. ¡Este es Dios! Lo que pasó después es lo que siempre parece pasar con Dios… la red se empezó a romper porque estaba demasiado llena de perscados. “¡Dios! Detente. ¡Esto es demasiado! ¡Esto es muchísimo!” Simón dijo cuando llegaron a la orilla, y los botes llenos de pescados. “Para un pescador como yo, esto es demasiada bondad. Tu conoces donde he vivido; tu sabes que he hecho. No merezco esto. Nunca soñé esto; esto no era parte de mi plan. ¡Es… es demasiado!” ¡Jesús le había dado a Simón mejor de lo que merecía! Secar un coche en la lluvia hace sentido como lanzar una red a un mar sin pescados. Pero eso es lo que hace Dios, Él algunas veces nos pide que hagamos cosas que tienen poco sentido. Él nos ayuda, y nos jala lejos para sacarnos de nuestro estado natural de pensar. Yo quiero responder como Simón, “A tu palabra, yo obedeceré.” ¡Quiero responder de esta manera porque quiero algo mejor! Es importante notar que Jesús no regresó las cosas a su estado natural para Pedro. En lugar, ¡Él le dio demasiado! Él no le dio simplemente lo que valía un día de pescado, pero en vez causó que dos botes se llenaran. No estamos hablando de un Dios codo o egoísta. Vemos a través de la Biblia vez tras vez un Dios que no solo da exactamente lo que alguien necesita… ¡Él da mas! Jesús satisface, Él se encuentra con nuestras necesidades, Él nos alimenta cuando estamos hambrientos, Él provee un trabajo del día cuando lo necesitamos; pero Él no para ahí. ¡Estamos hablando de un Dios que va más allá y sobre eso! Incluso en su primer milagro, Jesús probó esto. Cuando Su madre le pidió que le ayudara con una ceremonia de boda, Jesús no convirtió un barril de agua en vino decente y promedio y lo llamo bueno. Él lleno 6 jarras, y cada una de estas jarras podía llevar casi 30 galones. ¡Eso es 180 galones de vino! Pero Él no se detuvo ahí; ¡Él las llenó con el vino más delicioso! En Juan 2:10, Él jefe del banquete de la boda dice, “Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; más tu has reservado el buen vino hasta ahora”. Él no solo se encontró con las necesidades de la iglesia; Él también les dio una mejor celebración de la que se hayan podido imaginar. Yo pienso que cuando le pedimos a Dios por algo, con frecuencia pensamos muy pequeño. Pedimos por lo que necesitamos y nada más. “Dios, provee un trabajo para mí para que pueda proveer para mi familia” en lugar de, “Dios, provee mi trabajo de sueño donde pueda crecer y florecer en la persona que me has llamado a ser, donde pueda tener suficiente dinero para ser enormemente generoso y bendecir a otros.” Necesitamos leer estas historias sobre Jesús y darnos cuenta que este es el Dios con el que estamos trabajando. Él está listo para sobre abundar nuestro bote y darnos más de lo que necesitamos. Job perdió a sus hijos, sus riquezas y muchas otras cosas. En la historia de Job, Dios le restauró lo doble de lo que tenía antes. Él tuvo más de que con lo que empezó. No sé porque siempre estamos esperando un tipo de castigo de Dios. Fallamos en algún momento en la vida, perdemos un trabajo, le gritamos a nuestra esposa/o, arruinamos una relación, hacemos drama, mentimos, engañamos y vamos a Él con nuestras cabezas hacía abajo esperando a que nos castigue o nos desherede. Lo que estamos olvidando en estos momentos es que estamos yendo a nuestro Padre. Dios es un Padre perfecto que quiere darnos más de lo que podemos querer o pedir. Él te ama, y Él te quiere dar más de que con lo que empezaste. Es por eso que hizo que Pedro remara el bote más profundo en el agua. Él quería tiempo con Pedro así como Él quiere tiempo contigo y conmigo. Él no quiere que nuestras vidas se queden ahí estancadas, donde hay envidia, lujuria, orgullo y vacío. Él quiere que experimentemos profundidad con Él, donde Él nos puede bendecir con más de lo que teníamos antes. Puedes tal vez estar en una posición donde le estas diciendo a Dios, “¿Por que Dios?” Te estás preguntando por que ha puesto un obstáculo en tu vida, alguna situación que te este manteniendo lejos de cumplir un sueño, tener éxito en tu profesión, o de ser saludable o feliz. “¿Dios, por que? ¿Por que me tienes pintando la barda, lavando el coche en la lluvia, o sacando mi bote fuera cuando sabes que soy un fracaso?” ¡Tu solo espera! ¡Algo viene! De alguna manera esas lecciones oscuras lo llevaron a un lugar donde todo se poner mejor. Dios está un paso adelante; Él está guiando, planeando y Él está proveyendo. Al final del momento sobre abundantemente de pescados con Simón, después de que él cayó de rodillas diciendo que no merecía nada de esto, Jesús lo miró y le dijo que se levantará. “¡Venga, levántate Simón! Levántate, tengo que decirte algo. Sabes, voy a cambiar todo esto. Voy a cambiar tu propósito.” En este momento, Jesús cambió la vida de Simón Pedro. “De ahora en adelante te haré pescador de hombres. Tu vida será sobre personas. ¡Estoy cambiando tu destino!” Y así nadamás, los hombres llevaron sus botes a la orilla, soltaron sus redes, y dejaron todo. Siguieron a Jesús y Él tenía algo mucho mejor guardado para ellos. Dios tal vez te lleve a través de situaciones únicas o te pida que arriesgues todo y pruebes algo ridículo, ¿pero por que? ¿Por que hace esto? Es todo porque Él quiere que lo sigamos. Porque una vida con Él es mejor que una vida sin Él. Solo porque lo sigues no significa que tendrás una vida sin tormentas. No serás excluido del dolor, o sufrimiento. El dolor es real, y porque vivimos en este mundo, no hay fórmula para evitarlo. Pero hay una llegada segura al final de este viaje si sigues a Jesús. El dolor puede ser real pero también la habilidad de Dios de sacarnos de el. No solo eso, pero Él te fortalecerá durante el camino. ¡La esperanza flota! En esta vida todos pasaremos por el océano del dolor pero la esperanza te permite subir a la superficie y flotar en lo que de lo contrario te hundirías o permanecerías debajo. El núcleo irreducible de seguir a Jesús es que porque Él se levantó, nosotros también nos levantaremos. Cuando estás enfrentando algo con Jesús a tu lado, descubrirás una vida más allá de tus sueños. ¿Y la mejor parte? ¡Solo se pone mejor y mejor!

IMG_7418
“Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado. Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas. Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba. Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos? Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. Y les dijo: ¿Por que estáis así amedrentados? ¿Como no tenéis fe? Entonces temieron con gran temor, y se decían el uno al otro: ¿Quién es éste, que aún el viento y el mar le obedecen?” -Marcos 4:35-41. Hay dos cosas que quiero compartirles sobre estos versículos. Primero: Solo porque Jesús está en el bote no significa que no iremos a través de tormentas. Las tormentas no significan que Jesús no está en nuestras vidas. Las tormentas no son indicación de nuestra falta de fe o falta de santidad. He escuchado a personas decir cosas como, “Ah, ¿estás en una tormenta? ¿Estás enfrentando dificultad? Seguro hiciste algo malo, o no debes de tener suficiente fe de que Dios puede rescatarte.” Segundo: Solo porque tenemos a Jesús en nuestros botes no significa que no nos mojaremos. Eso es, solo porque amamos y seguimos a Jesús no significa que no seremos afectados por las circunstancias de la vida. Hay una diferencia entre ser mojado y hundido. Poder ser empapados, pero no somos ahogados. Podemos estar mojados, pero nuestras cabezas están arriba de las aguas. Podemos ser heridos y desanimados y distraídos por las locuras de la vida, pero sabemos quién está en nuestro bote. ¡No nos hundiremos! No es hipocresía amar a Dios y agradecerle a Dios cuando estás mojado. Jesús no es molestado por que tan mojados estemos. Él está feliz de ayudarnos en ir a través de las tormentas y llegar seguros al otro lado. Dios está de nuestro lado sin importar que tipo de tormenta enfrentemos, y Él está de nuestro lado sin importar lo que haya causado la tormenta. Dios está con nostros incluso cuando nosotros mismos creamos la tormenta, tal vez a través de malas desiciones o acciones imprudentes. La tormenta no es el punto, el viento y las olas y las aguas no son el punto. ¡Jesús es el punto! No importa lo que estés atravesando o porque lo estés atravesando, Jesús está calmado y en control. En la vida, es casi como sí las mismas tormentas trataran de dominarnos y robar nuestro asombro. Quieren acumular nuestra reverencia, e intentan convencernos de su poder. Eso fue el problema con los discípulos; ellos estaban atemorizados de la tormenta incluso cuando Jesús estaba tan cerca. Ellos vieron los elementos, ellos escucharon a sus 5 sentidos en lugar de confiar en Jesús. Nuestros 5 sentidos nos gritan cuando estamos en desafíos y dificultades de la vida. Podemos escuchar la tormenta, podemos ver la tormenta, podemos oler la tormenta y sentir la tormenta. Nuestros sentidos nos dicen, “¡Vas a caer! ¡Nunca durarás! ¿Que harás ahora?” No estoy defendiendo el que ignoremos la realidad: En lugar, deberíamos de poner atención a una realidad más grande… Jesús está con nostros y Él está indiferente por las circunstancias que tan fácil azotan nuestros botes y nuestros mundos. ¡Él está en la tormenta con nostros! ¡Él no nos dejará ni desamparará! Sus promesas son verdaderas y Su amor nunca falla. Tal vez sientas que no puedas darle la vuelta a las circunstancias, tal vez no puedas calmar la tormenta; pero puedes ver a Jesús… Él está contigo a través de los buenos tiempos y los malos. Él está ahí cuando el sufrimiento parece ser muy difícil de soportar. Él está ahí cuando las circunstancias no tienen sentido, cuando las desiciones son muy difíciles de hacer, y cuando nuestros sentidos estaban gritando que todo estaba perdido. Jesús nunca te dejará hundirte. El cancer, la bancarrota, sida, divorcio, depresión, violación, suicidio, estás son tormentas tan poderosas que puede parecer que no hay esperanza para mañana; pero no son más poderosas que Jesús. ¡No son más maravillosas o sublimes que Dios! A través de todo, Jesús nos está pidiendo que lo veamos a Él y que nos enfoquemos en Él. ¡Él está cerca! Él está en nuestro bote, y Él está en paz y en calma porque Él es más grande que la tormenta. Las tormentas suceden, y no puedo prometerte que no te mojarás. No puedo prometerte que no irás a través de momentos difíciles; pero te puedo prometer que Jesús es más grande que tu tormenta y que Él está contigo. La tormenta terminará, el viento cesará, y las olas estarán quietas. Jesús te verá llegar seguro hasta el otro lado. 

IMG_7464
Corre a Jesús, el que te ha engravado en las palmas de Sus manos, el que te ama sin importar que, y descansa en Su amor. En tiempos difíciles, el es que puede ser confiado para ayuda. Todo lo que tienes que hacer es voltear tu mirada a Jesús y Él se encargará de lo demás. No podemos ganarnos el amor de Dios porque Él ya nos lo da gratis. Nada que pueda hacer o decir, o ser o no ser, hará que Jesús me ame más o me ame menos. El amor de Dios es tan extravagante y tan inexplicable que nos amó antes de que fuéramos; Él nos amo antes de que existiéramos. Él sabía que muchos de nosotros lo rechazaríamos, lo odiaríamos, lo maldeciríamos, y nos rebelerariamos contra Él. Sin embargo, Él escogió amarnos. Dios nos ama porque Él es amor. Ya estamos engravados en Sus manos antes de que hiciéramos algo, y Él continúa amándonos sin importar que. ¡Descansa en Su amor! El cristianismo no es sobre hacer cosas; es sobre recibir el gran amor de Dios, Él toma los primeros pasos. No es mi salvación, es de Dios. Yo no soy el autor o el creador. Es Su trabajo de gracia; es Su iniciativa. ¡Recibe Su amor! Corre a Él como la mujer con el problema de sangre. ¡Corre a Él, y Él te ayudará! Cuando duela corre a Jesús; cuando este todo bien corre a Jesús. He aprendido algunas verdades importantes para recordar y acciones que puedas tomar mientras practicas descansar en el amor de Dios durante momentos difíciles: 1) ¡Dios te amó antes de que tu lo amarás! Descansa en el hecho de que Él es el iniciador y en que Él te escogió antes de que hiciéramos algo. Dios no se arrepiente de haber sacrificado a Su hijo por ti. Con Jesús, pertenecemos. Antes de que hayamos hecho algo bueno, antes de que limpiemos nuestras vidas… Somos suyos y Él es nuestro. Fuiste destinado antes de que nacieras y no serás desechado por una mala decisión. ¡Esto es amor y gracia! 2) Se convencido del amor de Dios y Su gracia incluso cuando “no lo sientes.” Las emociones vienen y van. No permitas que las emociones dicten lo que sabes sobre Dios. No permitas que las emociones de un día cambien como entiendes a Dios el próximo día. Dios nunca cambiará a pesar de como te sientas. Él te ama, y Él tiene gracia para lo que sea que estes atravesando y lo que sea que hayas hecho. 3) No voltees a arreglos rápidos que simplemente llenan un vacío. Voltea a Jesús quien sana nuestros corazones. Tendemos a buscar la manera más rápida de salir de un problema. Jesús quiere sanar nuestros corazones rotos; Él hace cosas hermosas con pedazos rotos. Él quiere sanar nuestros cuerpos físicamente, y Él nos quiere sacar del hoyo. Él es capaz, y Él está dispuesto a ayudar. Pero no voltees inmediatamente a las otras cosas; permítele ser el primero al que llamas. Porque Dios lo sabe todo, Él ya sabe sobre tu situación y Él esta muriendo por que voltees hacía Él. Ten seguro que puedes ir a Jesús por lo que sea y por cada cosa. Ora, pide ayuda, ten fe en que Él hará, ¡y verás milagros increíbles suceder! 4) Piensa en las cosas buenas que Dios ha hecho por ti y recuerda todas Sus bendiciones. El pasado tiene la habilidad de darnos fe para el futuro. En medio de tu tormenta o problema, sí puedes hacer pausa y recordar de todo lo que te ha rescatado Dios, te encontrarás más seguro que las cosas acabarán siendo mucho mejor. Sí puedes recordar pruebas pasadas que has experimentado y la manera en que Dios intervino y te rescató, tendrás más fe para enfrentar tu situación actual. Piensa sobre tu vida, las personas que hay en ella, la familia que tienes, el trabajo que haces, la provisión que tienes, el refugio que tienes, el país en el que vives. Piensa sobre estas cosas, y veelas diferentes. No son solamente parte de tu vida; son bendiciones de Dios. Esto te dará fe para mañana. 5) ¡No tienes que ganarte el amor de Dios porque ya lo tienes! Algunos enfrentan pruebas y piensan que están siendo castigados por Dios por alguna razón. Esto los impide de voltearse hacía Él y de recibir amor cuando más lo necesitan. ¡Esto es una mentira del enemigo! No te alejes del amor de Dios en el momento que más necesitas acercarte a Él. ¡No es sobre cuanto pueda llegar a amarlo; es sobre cuanto me ama Él a mí! Dios te ama por lo que Dios es, no por lo que hayas hecho o dejes de hacer. Dios es el único que puede amar todo lo que eres a pesar de todo lo que no eres. 6) Confiesa el amor de Dios y Su paz sobre tu situación. Puede parecer raro al principio hablar en voz alta, pero con el tiempo, mejorarás más y más. Sabes que Dios te ama; ¡dicelo al mundo también! 7) ¡Estás en tu mejor cuando estás descansando! Sí sentimos que tenemos que esforzarnos para ganarnos éste amor todos los días, solo nos enojaremos con nostros mismos cuando caigamos bajo. Pero sí descansamos, agradeciéndole a Dios por este amor incondicional, nos encontráremos llenos de más paz y felicidad. Mientras más aprenda a descansar en el amor de Dios, más me doy cuenta que estoy en mí mejor. No te conformes con frustración, ansiedad, y preocupación. Descansa en la gracia de Dios y en Su amor. Su amor incondicional es mejor de lo que sea que pudiéramos soñar. Nos llena de paz, nos rescata incluso de los lugares más oscuros. Y la mejor parte es que es ofrecido gratuitamente. Lo podemos obtener sin algún precio. No empujes, esfuerces, y te tortures constantemente enfocándote en tus fracasos y te pierdas del amor que Dios tiene para ti. ¡Descansa y mira que pasa! Algunas personas creen que una pequeña movida los puede separar de Él. Algunos asumen que un momento de debilidad, un momento de pecado, o un error puede separarlos de Dios. Pero eso no es la verdad, nada que puedas hacer puede ponerte fuera de la gracia de Dios, bendición y amor incondicional. Su belleza y Su amor te persiguen cada día de tu vida. Incluso en tu falta de fe, Él es fiel. Nada puede cambiar tu posición de Él… ¡Nada! Ni tu falta de fe, tus fracasos, tus errores, o tus logros… Nada puede separarte de Su amor. Él no solamente nos ama de manera igual, ¡sino que también te ama de manera única! Su amor es como un océano; puedes ver su comienzo pero no su final.

FullSizeRender
Cuando Jesús estaba en la cruz, después de haber atravesado por el abandono de Su Padre, Sus próximas palabras fueron, “Estoy sediento.” Así que en un nivel espiritual, Él estaba sediento del agua viva de la presencia de Dios. Nosotros también, repetidamente, nos encontramos anhelando por más y más de Dios. Jesús tuvo una específica razón al querer que alguien le trajera algo de beber: “Sabiendo que todo ya había acabado, y para que las escrituras se cumpliesen, Jesús dijo, “Tengo sed.” Él sabía que estaba a punto de morir y aún había una profecía más que Él quería cumplir primero. “Tengo sed” puede parecer una declaración mundana pero nos da esperanza en que Dios saciará nuestra sed por las necesidades que tenemos en esta vida, especialmente por nuestra necesidad de experimentar mas de Él. Por lo que sea que estés sediento, hay dos cosas que te ayudarán a descubrir el significado en tu angustia: confianza y tiempo. Así como pasar por una noche oscura del alma puede ser una parte de tu maduración espiritual, así también el soportar la angustia con fe ayudará a moldearte en alguien más como Jesús. La angustia de Jesús en la cruz no significó que Su situación no tenía esperanza, y tampoco deberían tus angustias causarte perder esperanza. Nuestra necesidad biológica por hidratación es tan grande que cuando tenemos sed llegamos a no pensar en nada más. Y cuando nuestra necesitad es tan urgente, ¡podemos perder sentido de perspectiva! El agua que bebieron los Israelitas fue una forma de liberación para ellos, y toda liberación últimamente viene del Salvador del mundo, Jesús. Él es aún la roca milagrosa de gracia y salvación para nosotros hoy. ¡Él es la fuente que satisface nuestra sed! Y éste es el punto que quiero que recuerdes cuando la angustia en tu vida se vuelva tan grande que te encuentres en modo de desesperación: Necesitamos ir a la fuente correcta de agua para nuestra sed. ¡Necesitamos ir a Jesús por ayuda! Cuando tenemos angustias físicas de cualquier tipo, sea enfermedad, lesión, debilidad, o lo que sea, Jesús nuestra roca espiritual es suficiente para satisfacer nuestras necesidades. Nuestra vulnerabilidad o dificultad y angustia no se irán. Pablo se refirió una vez a nuestros cuerpos físicos como “jarras de arcilla”, o vasijas que son útiles para contener algo valioso (el evangelio) pero que son frágiles y solo durarán un tiempo. Pero él continuó diciendo que el poder de la vida de resurrección de Jesús le permitió soportar la adversidad. “Siempre llevamos en nuestro cuerpo la muerte de Jesús, para que la vida de Jesús también pueda ser revelada en nuestras vidas. Porque nosotros los que vivimos estamos siendo entregados a la muerte por el amor de Jesús, para que su vida pueda también ser revelada en nuestro cuerpo mortal.” Soy débil pero porque Él es fuerte y porque Él está en mí, entonces soy fuerte en mi debilidad. Puedes aprender a encontrar la gracia de Dios en medio de la angustia. Vas a ser débil algunas veces, ¡pero es ahí donde Jesús será fuerte en ti! ¡Tu sed sirve un propósito! La mujer Samaritana estaba sorprendida cuando Jesús le habló ya que un Rabí Judio como Jesús no debía de asociarse con una mujer Samaritana. Ella estaba sorprendida, tal vez ofendida a la petición, y burlada a la idea de que Jesús le estaba pidiendo que le diera agua. Jesús le pudo haber dicho, “Mujer, no te estoy pidiendo agua simplemente porque tengo sed. Sí tuviera tanta sed, le pegaría a éste pozo con un palo y haría agua salir como lo hizo Moises con una roca.” Pero Él no dijo eso. Él estaba tratando de afectar el cambio a través de ella, yendo más allá de la necesidad física a la necesidad espiritual. Así que dijo, “Sí conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le hubieras pedido y Él te hubiera dado agua viva.” Jesús no necesitaba una cubeta para sacar agua de un pozo. Él mismo era la fuente del agua viva de la que hablaba. Que ironía que esta mujer haya venido al pozo, pero más importante, ella había conocido a un pozo. A lo que había venido esta mujer a conseguir (agua del pozo de Jacob) no era lo que ella necesitaba más (agua viva dentro de ella). Y Jesús quería lidear con su verdadera necesidad. En realidad, no es extraño que Dios pase por alto lo que esperas para darte lo que realmente necesitas. Dios nos está diciendo, “Yo soy el único. Yo soy el pozo. Yo soy al que has estado buscando. Yo soy al que has estado pasando toda tu vida tratando de encontrar, pero no sabías donde buscar. ¡Yo soy el único!” Sí vas a tener sed, ten sed por la cosa correcta, ¡ten sed por Dios! El vacío que sientes en relaciones humanas y en cosas de éste mundo pueden servir para llevarte a un pozo que nuca se secará. Te recuerdan que necesitas una fuente que es mayor. ¡Te pueden llevar a Dios! ¡Me encanta como podemos venir a las aguas, aunque seamos pobres e indigentes, porque Jesús pago el precio en su totalidad por nosotros para beber libremente del pozo de Su amor! ¿Que mantuvo a Jesús a través de Sus largas y agonizantes horas de sed y otros sufrimientos en la cruz? Fue Su conocimiento del propósito en el dolor. Él tenía una razón por lo que estaba haciendo, y por más terrible que haya sido el sufrimiento, valió la pena. Hay propósito en tu dolor también. Es una forma en que el agua viva fluirá a través de ti. Dios está logrando algo a través de las luchas que te enfrentas hoy. Hay santificación en tu sufrimiento. Puedes empujar a través de eso hasta que se haya acabado. Cuando tienes que ir a través de cosas difíciles en la vida, Dios está cavando un pozo dentro de ti. ¡Él está cavando un pozo, y agua viva fluirá de él! La única manera de recibir lo que tu corazón anhela, es persiguiendo el corazón de Dios. Persigue Su corazón, no su mano; persiguelo por quien Es y no por lo que puede hacer o darte. 

FullSizeRender
Esta es una foto de la conferencia aquí en Sydney, Australia en la cual tuve el privilegio de servir y ser parte. ¡Lo que hizo Dios en y a través va más allá de lo que se puede describir! Es increible ver 30 mil personas viniendo al rededor de todo el mundo para levantar el nombre que es sobre todo nombre, ¡Jesús! El tema de esta conferencia se llamo “Closer” o “Cercano”, y fue demasiada significante para mi no solo por como el Espíritu Santo tuvo su manera en miles de personas pero también porque hablo a mi vida cuando me sentía abandonado por Dios y solo y en un silencio por el que estaba pasando en el momento de parte de Él, o bueno por lo menos eso era lo que sentía. ¡Quiero compartirles lo que Dios me mostró en un silencio en el cual desesperadamente deseaba y anhelaba escuchar algo, lo que fuera! Se que muchos podrán identificarse con esto y estoy seguro que te será de aliento y esperanza si estás pasando por esos silencios. La palabra que Jesús dijo en la cruz en sus últimos momentos, “¿Padre, por que me has abandonado?” puede traer gran conforte a ti y a mi sobre la presencia de Dios en nuestras vidas. Nos dice que Jesús atravesó abandono por el Padre para que nosotros nunca tuviéramos que pasar por eso. La oscuridad que hubo ese día sobre la tierra retrató lo que estaba pasando en el espíritu de Jesús: El hijo de Dios sintió como si el sol del favor de Dios hubiera sido eclipsado por el pecado del mundo. ¿Jesús siendo abandonado por Su Padre en el momento de Su mayor necesidad? Después de haber estado tan conectado con amor al Padre a través de la eternidad, esta conexión fue en algún sentido suspendida y la ira de Dios fue temporalmente puesta sobre Él. Jesús aceptó esta separación voluntariamente por nuestro bien. Al principio de Su ministerio, Jesús se presentó a un bautismo de arrepentimiento. Él no necesitaba arrepentirse, pues nunca pecó. En lugar, Él fue bautizado para identificarse con pecadores como tu y yo. Juan el Bautista sintió esto, porque él le llamo a Jesús el cordero sacrificado de Dios. Y ahora, al final del ministerio de Jesús, Él se entregó a una muerte que no merecía. No es una coincidencia que esta muerte ocurrió a las 3:00pm, la misma hora cuando el cordero de pascua fue sacrificado en el templo. ¡Jesús dio Su vida por muchos! Jesús, nuestro cordero de pascua, fue crucificado. En el bautismo, Jesús escucho la afirmación que el Padre estaba complacido con Su hijo. En la cruz, por contraste, el Padre le volteó Su espalda a Su hijo. Pero fue todo parte del mismo proceso de Jesús proveyendo un sacrificio por nuestros pecados. Es por eso que Jesús estuvo de acuerdo en ser distanciado del Padre por un tiempo, para hacernos santos y aceptables ante Dios. Es seguro decir que el dolor más grande que Jesús atravesó no tuvo nada que ver con los latigazos o clavos o asfixia. Por más horroroso que eso haya sido, el peor aspecto de la crucifixión para Jesús fue ir a través de la separación de Su Padre. Pero porque Jesús estuvo dispuesto a hacer esto, tu y yo podemos descansar seguros en que nunca tenemos que estar separados de nuestro Padre por un momento en nuestras vidas. No importa que desafíos o tormentas el diablo traiga en nuestro camino, nunca tendremos que preguntarnos sí nuestro Padre nos ha abandonado. ¡La presencia de los problemas no prueba la ausencia de Dios! ¿No te ha pasado que sientes a Dios demasiado lejos de ti? Duele cuando quieres más de Dios pero en lugar parece que recibes menos de Él. Dios está contigo, incluso cuando no sientes Su presencia todo el tiempo, y en fe puedes actuar. A través de mi vida, puedo decir que cuando mas lejos sentía a Dios, más cercano estaba. Algunas veces es en los momentos donde sientes que Dios te ha dejado, que te das cuenta que Él siempre ha estado a tu lado. Sí Dios esta permitiendo que atravieses un tiempo de sentirte separado de Él, puedes estar absolutamente seguro que tiene una parte que hacer en Su gran plan. Dios no es emocionalmente abusivo; hay una razón para todo lo que hace, y todo lo que permite. Tal vez lo este usando para ejercitar los músculos de tu fe. Sí continúas confiando y siendo abediente incluso cuando Dios parece estar fuera de vista, ¡saldrás del otro lado de esta noche oscura más fuerte que nunca! Dios no quiere obediencia forzada. Él es tan inmenso que sí Él fuera “demasiado visible”, la gente daría obediencia forzada sin poder expresar su corazón. Dios lo hace posible muchas veces para nostros, en Su enorme amor, vivir como sí Él no estuviera ahí. Puede tal vez también ser que Él quiere que te enfoques en “conocerlo” mejor en lugar de “hacer” cosas por Él, o Él haciendo cosas por ti. Algunas veces un sentido de distancia puede llevarte a buscar desesperadamente el rostro de Dios. O tal vez, Dios está usando esta experiencia para hacerte mejor capaz de entender y servir otra gente que esta lejos de Él. A pesar de que parezca que no puedes escuchar de Dios ahora, Él te está diciendo, “Te haré fructífero en tu frustración.” Él está prometiendo, “Vas a perder cuenta de todas las maneras en que te bendeciré sí te sometes al misterio de Mi voluntad en esta temporada… Yo estoy contigo e iré contigo y te llevaré a través de esto!” ¡Muchas veces Él hace las cosas más increíbles en el silencio! ¡Sostente del Dios invisible! En la cruz, Él debió de estar anticipando el mayor momento de agonía que cualquiera podría experimentar, separación de la fuente de vida, Dios mismo. En el jardín, Jesús oró, “Padre mío, sí es posible, pase de mi está copa.” En otras palabras, no quiero ser abandonado; no quiero ser separado de ti, ni por un solo momento. Pero Él también dijo algo más que tu y yo debemos de meter en nuestros espíritus mientras continúamos en este viaje: “No sea como yo quiero, sino como tu.” Nuestra voluntad sería nunca atravesar sufrimiento o sentir como si Dios estuviera muy lejos. Su voluntad podrá ser llevarnos a través de temporadas oscuras cuando tenemos que ir hacía adelante por fe. Y es aquí donde tenemos que elegir: ¿confiaremos en Su voluntad, o perderemos nuestro tiempo quejándonos en un intento de conseguir nuestra propia manera? Sí confiamos en Jesús, Él nos llevará a través de éste valle de la sombra y la muerte, y los pastos verdes del otro lado valdrán lo que sea que hayamos atravesado. No tenemos que temer ningún mal porque, a pesar de todos los aspectos por lo contrario, nuestro Pastor realmente está con nostros. Necesitamos tener la perspectiva correcta en nuestro sentido de ausencia de Dios. Percepción: Dios está ausente. Realidad: ¡Él está ahí todo el tiempo! Sí eres hijo de Dios, entonces no importa que tan abandonado o solo te puedas sentir, Dios ha estado contigo y Él esta contigo ahora. Jesús experimento abandono de Su Padre para que nosotros nunca tuviéramos que. Porque Él fue abandonado, nostros nunca tenemos que serlo. Las cosas que te están hiriendo, se convertirán en las cicatrices para demostrar que la presencia de Dios estaba contigo todo el tiempo. Jesús tomó el castigo de Dios en Él mismo para que no tuviéramos nosotros que tomarlo. ¡No hay nada que podamos añadir a lo que Él ya ha hecho! Hay algo más que quiero decir sobre esto: Incluso la apariencia de ser separado de Dios es solo por un momento, sí ves a la imagen grande. Su silencio no es sobre abandono o ausencia, ¡Su silencio es sobre transición! En la noche antes de que muriera, Jesús le dijo a Sus discipulos, “No los dejare como huérfanos.” ¿Es así como un sentido de alejamiento se siente no? Nos sentimos huérfanos. Pero una vez que Dios nos ha adoptado como Sus hijos, nunca se dará por vencido en nosotros. Es solo por un momento que te sientes solo y abandonado. Esos sentimientos de estar lejos de Dios no son nada comparados con la realidad que Dios está, estaba, y estará eternamente con nosotros. Él siempre está ahí. No se exactamente por lo que estás atravesando, sí estas luchando con un sentido de separación de Dios, pero sí se algunos pasos que podrías tomar que me han ayudado a mi: –Respira profundo y no te apaniques. Por lo que estás atravesando no es raro y no es permanente. ¡Irás a través de esto! –Recuérdate las veces que sea necesario que tus sentimientos no siempre son guías confiables. Dios está ahí incluso cuando no puedes sentir Su presencia. La verdad triunfa sobre las emociones. –Recuerda tiempos pasados cuando sentiste la presencia intima de Dios. Tal vez no estés sintiendo de la misma manera ahora, pero el amor de Dios por ti no ha cambiado ni un poquito. –Sigue siendo fiel a Dios. Durante la noche oscura, podrías ser vulnerable a tentaciones de dejar de obedecer a Dios, ya que parece que Él ya no está interesado en ti. No dejes que el enemigo se aproveche de ti en un tiempo vulnerable. ¡Mantente firme! ¡Y sostente! -¡Enfócate en mantener tu lado de tu relación con Dios y se paciente! La seguridad de un seguidor de Jesús es la seguridad de un niño que sabe: Mi padre está cerca y él ya viene. Puedo escuchar su voz, incluso en la oscuridad. ¡Su presencia es tu promesa de tiempo presente por cada futura batalla! Nunca estás lejos de Su corazón, cuidado o atención. Sus ojos amorosos están siempre puestos sobre ti, incluso en tu hora más oscura. 

FullSizeRender
Los diamantes no son encontrados brillosos en lugares bonitos, son encontrados en el lodo. ¡Hay personas esperando a brillar por todo el mundo! Amo como Dios siempre ve lo mejor en nosotros mientras que nosotros con frecuencia tendemos a mirar lo peor, y también como Él tiene la tendencia de usar lo menos probable, lo no notado, lo no visto, y lo no deseado para un propósito más grande. La manera en que te ve Dios es mucho mejor que la manera en que tu te ves. Los diamantes tienen valor así como esta persona en la imagen. ¡Me encanta como Jesús disfrutaba más la compañía de los pecadores y de gente rota que los debates de los religiosos! ¿Por que no unirnos a Él? En fin, al ver esta imagen, Dios me mostró algo que quiero compartirles sobre como lo que muchas veces vemos como ‘vacío’, nunca es lo que es más importante en el proceso. Lo que está al otro lado de lo ‘vacío’ en tu vida, es en lo que nos queremos enfocar, porque el propósito verdadero por el cual Dios te ha creado está al otro lado de lo ‘vacío’. Me he dado cuenta que empiezas un proceso pensando de una manera de ti mismo, y luego Dios abre tus ojos y empiezas un nuevo viaje con Él. Leyendo Efesios 1:1-2, Dios me mostró algo. Veamos cuatros grandes puntos que relacionan a la vida de Pablo y a las nuestras. 1) ¡Dios tiene el poder de cambiar nuestro nombre y nuestro destino! Todos conocen la historia de Pablo. Él vivía para perseguir seguidores de Jesús y para castigarlos hasta que Dios tuvo un encuentro con él. ¡La visión cerro completamente a Saulo! Por muchos días después no pudo ver. Después Dios envió a un representante a Saulo diciendo, “Esto ha pasado por esta razón: Dios ha escogido sacarte del negocio de aplastar el Evangelio y al llamado de fe de ser un seguidor de Jesús. Tienes una nueva misión; vas a ser un embasador de Jesús.” Los ojos de Saulo fueron abiertos y su nombre fue cambiado a Pablo; es por eso que esa pequeña palabra al principio de Efesios es tan poderosa. ¡Eso es el poder del Evangelio! ¡Saulo fue cambiado a Pablo! Un pasado terrible fue cambiado a un futuro lleno de esperanza. Dios puede hacer esto para nostros hoy; Él puede cambiar nuestros nombres y destinos. Eso significa que no somos quién éramos. Saulo era un egoísta, fanatico asesino y se convirtió en un proclamador de la paz y gracia encontrada en Jesús. El pasado de Pablo no era algo de ser festejado, pero si era algo que Dios usaría. ¡En tu peor, Dios te dio Su mejor! A través del poder de Su palabra, Dios quiere redefinir quién eres. ¡Él puede literalmente voltear tu mundo! ¡Tal vez serás esa persona que haga nacer fe en toda una generación de personas! Tal vez pensaste que habías perdido tu oportunidad de ser parte de lo que Dios está haciendo, pero Dios te está diciendo, “No es cierto, no lo has hecho. Vas a tener un gran papel en mis futuros planes para Mi gente, ¡no puedes ni imaginártelo! Yo soy el que cambió Saulo a Pablo. Yo cambio los nombres de personas, y Yo puedo hacer eso en tu vida también.” Nuestro llamado no es una expresión de nuestra habilidad, es una expresión de la gracia de Dios. 2) ¡Nuestras circunstancias no impiden a Dios en cumplir Sus planes y propósitos! Es fácil sentirse atorado en nuestras circunstancias. Pensamos que no iremos a ningún lado. Puedes estar atorado en tus circunstancias pero aún eres libre para ser usado por el Espíritu de Dios para hacer lo que sea que Dios quiere hacer en y a través de tu vida. Algunos de nosotros hemos estrechamente definido quién somos basado en nuestras circunstancias y Dios nos recuerda que Él es mucho más grande que cualquier circunstancia. Cualquier circunstancia en la que te encuentres hoy, esas circunstancias nunca impedirán a Dios de hacer lo que Él quiere hacer en tu vida. ¿Podría ser que la misma razón que no piensas que Dios te usará, es la misma razón por la que Él lo hará? Tal vez puedas pensar que ya no hay esperanza y no hay razón para seguir adelante y levantarte de donde estás, pero Dios te dice que ¡Él aún tiene mucho más para ti! 3) ¡Dios siempre empieza con quien somos, no lo que hacemos! Dios empieza con quién somos antes de que hable de lo que hacemos. ¡Eso es lo opuesto a la religión! La religión empieza con lo que haces y hace su trabajo hacía lo que tal vez te conviertas. Dios empieza con quién nos hemos convertido, y luego hace su trabajo en como vivimos. Dios quiere que nuestra identidad forme como vivamos, no de la otra manera. Pablo deliberadamente usó la palabra ‘santos’, y él le escribió a gente regular. ¡Él nos estaba llamando santos! Necesitamos tener eso claro antes de ir más lejos porque significa que soy un milagro y tu también. Mi vida y destino han cambiado, y también el tuyo. Mi nombre ha cambiado, y tu nombre ha sido cambiado también. Nuestra nueva identidad es que somos los santos hechos santos en Cristo por Dios a través de la gracia por fe. Somos ahora los santos de Dios en la tierra. ¿Por que Pablo no le escribe a los pecadores salvos por gracia? Porque el resultado deseado de esta carta no es sobre más pecado; el resultado deseado de esta carta es sobre más vida santa, y para tener más vida santa, Dios nos recuerda quiénes somos. Cuando somos recordados de nuestra verdadera identidad, podemos ir hacía vivir en santidad. ¡Dios no mide el valor en términos de habilidad, pero en términos de identidad! ¿Sabes quién eres para Dios? Eres la huella de Su amor, la pasión de Su entrega, la herencia de Su reino y el motivo de Su regreso. 4) ¡La manera de Jesús es la manera de paz y gracia! Somos marcados por gracia y eso significa menos esfuerzo y más confiar en el poder de Dios de hacer lo que solo Dios puede hacer. ¡Nuestras vidas serán marcadas por paz! Eso significa menos pelear, menos guerra, menos contención, menos irte a la cama enojado, menos enojo entre nosotros y las personas al rededor de nosotros, y más paz. La gracia y la paz son un reflejo de nuestra nueva posición en Jesús y cuando ponemos nuestra fe en Él, nuestras vidas y pasados y presentes y futuros son inseparablemente unidos juntos con la vida e historia y pasado y presente y futuro de Jesús. Nuestras habilidades son unidas a Sus habilidades; nuestros sueños son unidos a los Suyos. Nuestro destino es unido a Su destino. ¡Eres bendecido en Jesús! ¡Eres redimido en Jesús! ¡Fuiste escogido en Jesús para ser santo y sin culpa! ¡Tienes toda bendición espiritual en Jesús! ¡Fuiste incluido en Jesús! Has sido consciente de los planes de Dios en Jesús. En Él, has sido sellado con el Espíritu Santo y has sido amado. En Él, ¡es donde la esperanza viene! Nuestra nueva identidad es que tenemos a Jesús viviendo en nostros. Somos unidos sobrenaturalmente con Jesús; somos entrelazados en una nueva identidad. ¡Nos hemos movido de muerte a vida! De yo a Jesús, de pecadores a santos. ¿Sabes que significa eso? Significa que sí Jesús murió, yo morí. Significa que sí Jesús se levantó, yo me levanté. Sí Jesús vive, yo vivo. Sí Jesús gana, yo gano. Sí Jesús puede, yo puedo. Sí Jesús no lo hace, yo tampoco. Sí Jesús lo haría, yo lo haría. Sí Jesús dice que este el camino, yo camino en el. Sí Jesús dice que estas son las personas que quiero servir y amar, yo sirvo y amo a estas personas. Sí Jesús dice que estas son las maneras en las que quiero gastar mis recursos, entonces me gasto mis recursos de estas maneras. Es Jesús en mi, y yo en Jesús. Somos inseparablemente unidos por gracia a través de fe. Nada puede separarnos de Su amor ni cambiar nuestra posición de Él… ¡nada! Ni siquiera tu falta de fe, tus fracasos, tus errores o tus logros… ¡Nada puede separarte de Su gran y perfecto amor! Éste es el corazón de Dios. ¿Que Padre tan bueno y hermoso tenemos no? ¡Me hace enamorarme más de Él! Pablo puso sus dificultades en perspectiva. Si debo jactarme, me jactaré de las cosas que demuestren mis debilidades (2 Corintios 11:30; 12:9-10). La parte más importante de tu historia no es donde hayas estado o que hayas hecho. ¡La parte más importante de tu historia es que por fe estas en Jesús y Jesús está ahora en ti!

IMG_6724
¡Cada vez me doy más cuenta que los planes de Dios raramente reflejan los nuestros! Siempre me acuerdo del día cuando Dios llevó a Su gente fuera de la esclavitud en Egipto hacía la tierra prometida. No los llevó por la ruta más corta; los llevó derecho hacía el desierto. He llegado a examinar como normalmente vemos el dilema en nuestras vidas, evaluamos rápidamente la situación, venimos con una solución, y luego le informamos a Dios y esperamos por Su intervención; entonces Dios no solo no hace lo que sugerimos, Él hace lo opuesto. Pero cuando Él hace esto, Dios aún es bueno y glorioso. Dios sabía que el atajo estaría cargado de retos que los Israelitas aún no estaban listos para enfrentar, entonces otro plan fue puesto en marcha. Para su bien, Dios llevo a Su pueblo al desierto (Éxodos 13: 17-18). ¿Entonces que era la gran bendición que esperaba en ardido desierto? Dios no está interesado en darle a alguien un mapa del camino con detalle a nadie. De hecho, ¡Dios tiene algo mucho mejor para nostros! Él nos ama y es un amor personal e individual y en ese amor, Él tiene planes específicos y propósitos para cada uno de nosotros. Esta habilidad de tener una relación con Él es la cosa más importante de cualquier persona. Dios está mucho más interesado en desarrollar esa relación contigo que en darte una pista detallada y concreta de tu vida. Es precisamente por eso que Dios no está en el hábito de dar planos. Es porque Dios quiere que nos inclinemos a una relación con Él. Dios quería crecer la fe de Su pueblo, no en su habilidad, pero en la de Él. El salón de clases del desierto fue el mejor ambiente posible para ellos para aprender que Él siempre sería más que suficiente, no importa que. En los lugares impredecibles de la vida, aprendemos que la única cosa que podemos predecir es que Dios vendrá a través. Dios no quiere un camino fácil para nosotros; Él no quiere atajos. En lugar, Dios nos quiere llevar en una aventura lejos en la parte más ancha del océano. Él nos lleva a aguas profundas donde ya no es posible que nuestros pies puedan tocar fondo. Es ahí cuando nos apoyamos en Dios y constantemente buscamos Su rostro y corazón y pensamientos, porque es imposible que podamos nadar en lo más profundo del océano al menos que conozcamos al único que sostiene los océanos en la palma de Su mano. Cuando Dios te mira, no piensa como, “ordinario, promedio, mínimo común denominador”. En lugar, Él está pensando, “Quiero llevarte en una gran aventura donde sea lo que estés soñando no es lo suficiente grande. Lo que sea que estés pensando no es lo suficientemente ancho. Yo soy Dios, y tu y Yo iremos en un viaje épico en la vida más allá de lo que te hayas imaginado”. ¡De esa manera piensa Dios de tu vida! ¿Estarías dispuesto a entrar a un lugar con Dios donde dejes ir de tu futuro como te lo imaginas? ¿Estás dispuesto a dejar ir de los planes que tienes para tu vida y confiar en Él por los suyos? ¡Cuando Dios interrumpe tus planes, es porque Él quiere que te subas abordo a los SUYOS! Dios me mostró que hay cuatro tareas para esperar: 1) ¡Confía en el Señor, y haz el bien! Confiar nunca es pasivo. La invitación de Dios es seguir haciendo lo mejor en lo que sea que Dios ha puesto frente de nosotros. Esto significa que adoptamos la actitud de confiar en un Dios soverano y grandioso que orquesta los planes, propósitos, y planes para nuestras vidas. Cuando nuestra manera de ver a Dios se expande para que podamos verlo por quien realmente es, como un Dios grande y extraordinario, tenemos menos necesidad de específicos. ¡Hemos visto a Dios actuar antes! Confiamos en Él por como va a actuar en el futuro; no nos estamos estresando por lo que pueda o no pueda hacer. Sabemos que somos amados, llamados, escogidos y creados por Él, y si todas esas cosas son ciertas, entonces Dios nos va a llevar a los mejores propósitos y planes. En Genesis 12, Dios le dijo a Abraham, “Vete de tu nación y de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré” (v. 1). La guianza no era a la tierra que “Yo te he mostrado”; era ir a la tierra que “Yo te enseñaré”. Esto es con frecuencia la manera en que Dios lleva a Su gente incluso hoy en día: “Da un paso y sal del bote, y camina hacía mí en el agua. Yo te enseñaré que pasará a lo largo del camino”. ¡El llamado de Abraham vino con una promesa también! Dios dijo, “Haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (v. 2-3). Dios estaba diciendo, “Voy a impactar a mucha gente en una buena manera a través de ti”. Nótese que las promesas de Abraham solo vinieron en la parte de atrás del llamado de Dios sobre su vida. El llamado era dejar primero lo que era cómodo, era dar un paso hacía delante en fe hacía lo desconocido con Dios. ¡Ahí vendría la bendición! Dios está buscando personas que tomen pasos basados no en edad pero en como vemos Su grandeza. Dios quiere que mantengamos una mano abierta, que continuamente le digamos a Dios, “Confió en que me guíes”. 2) Habita en la tierra, y apacientate de la verdad (fidelidad)! Es sobre lo que hacemos mientras esperamos. Mientras estamos esperando y confiando en el Señor por los planes y propósitos de nuestras vidas y diciendo, “Dios confió en ti”, la tarea para nostros de hacer es habitar en la tierra y cultivar fidelidad. En este viaje de fidelidad, nuestra confianza viene del carácter de Dios, lo que ha sido revelado de Él en la Biblia, y nuestra seguridad también viene en confiar que Dios está trabajando incluso cuando no entendemos o vemos lo que está pasando al rededor de nostros. Hebreos 11:1 dice que nuestra fe es la certeza de lo que se espera, y la convicción de lo que no se ve. Dios está trabajando incluso en medio de cualquier problema que estes atravesando. Él está trabajando en maneras vistas y no vistas; está trabajando para ponerte en un camino que nunca te arrepentirás, un camino de bondad extraordinario que es un reflejo de Su carácter. Por mientras, tu tarea está en habitar en la tierra y cultivar fidelidad. Eso significa que hoy tienes una tarea mayor: Confía en Dios por tu futuro y cultiva fidelidad por lo que sea que esté en tus manos en el momento. Él quiere que entiendas que no hay momentos desperdiciados. Para Su gloria, Él usa lo que ha pasado, todo lo que está pasando, y todo lo que pasará, pasado, presente y futuro. “Cuando eres fiel con poco entonces ten seguro que puedo confiarte con más”. Pero sí estamos peleando contra cosas pequeñas, entonces Dios no nos llevará a algo más grande. 3) ¡Deléitate en Jehová, y Él te concederá las peticiones de tu corazón! Deléitate en Dios. Cuando lo haces, Dios te da algo a cambio: los deseos de tu corazón. ¡Jesús triunfa sobre tus deseos! Jesús abre una historia por nostros que excede y cumple el deseo de nuestro corazón si nos deleitamos en Él. Jesús no nos atormenta en moldes preestablecidos; nos moldea para los propósitos nacidos de Dios. Y por ultimo, 4) ¡Encomienda a Jehová tu camino, y confía en Él; y Él hará! “Yo tengo un propósito y un plan, y nada se pierde en mi economía. Nada es desperdiciado; ni una lagrima, ni un dolor, ni una depresión, ni una muerte, nada es desperdiciado cuando se trata de mis propósitos. Soy un Dios bueno y tu Padre, y estoy tejiendo todo en un plan hermoso para toda la eternidad!”. A través del desierto de sufrimiento y muerte, Dios preparó a los Israelitas para lo que vendría. Si esperas, Dios te mostrará como Él está tejiendo todas las piezas juntas para un mayor bien. Siempre es tentador cuestionar sí Dios es parte de los eventos de tu vida, particularmente cuando no puedes averiguarlo todo; pero definitivamente Él está ahí. Sí estás en esa temporada de vagar y esperar, déjame animarte que Dios aún sigue trabajando. Dios no se ha olvidado de ti, sigues siendo parte de Su gran plan. ¡Reemplaza lo que no sabes del futuro con lo que si sabes sobre Dios! No puedes controlar los resultados pero puedes determinar como ordenarás tus pasos al rededor de Su palabra. 

FullSizeRender
A lo largo de mi vida llegue a pensar constantemente que ya no había esperanza para mí vida a causa de la situación en la que me encontraba y que no tenía nada que ofrecerle a Dios ni al mundo. ¡Ahora puedo mirar hacía atrás solo para ver hasta donde me ha traído Dios! Ahora puedo decir con seguridad que Dios puede tomar un corazón frío de piedra y poner un corazón lleno de vida en nostros. Dios puede dar airé fresco donde solo hay huesos secos. He aprendido a través de todo que Dios te da gracia sustentadora en cualquier momento de tu vida. ¡Hay gracia para todo! Dios te da lo que necesitas, y lo que necesitas es Él. Sientes Su gracia que te sostiene todo. Sientes Su gracia que te sostiene mientras caes en pedazos. Sientes Su gracia porque Dios nunca te deja ni desampara. ¡Sientes esta gracia cuando solo puedes estar quieto y conocer que Él es Dios! Esta gracia no es una gracia que te promete que todo saldrá como tú esperabas. Esta gracia es lo que Dios te da cuando no te queda nada. Esta gracia es la única esperanza del momento, la esperanza de Jesús hoy, la gracia que Jesús es suficiente. No podemos predecir que tipo de gracias sustentadoras Dios proveerá para nosotros. Y no podemos esperar que el tipo de gracia sustentadora que alguien más reciba será el mismo tipo de cuidado que recibiremos. Solo podemos confiar en que la provisión vendrá. Lo milagroso siempre está pasando, a pesar de que lo olvidemos o incluso cuando nuestra fe es demasiada pequeña para confiar en Dios por milagros o incluso cuando no veremos los milagros ocurriendo. Dios siempre está trabajando y Él siempre proveerá para nostros. El lugar donde más está el enemigo luchando contra ti podría ser el mismo lugar donde la provisión de Dios es la más grande. ¿Que si la provisión de Dios está en el mismo lugar que tu dolor? ¿Que si está en el mismo lugar que en tu lucha? Dios te está preparando para lo que Él ha preparado para ti. Así como cuando Dios alimentó a Elías cuando se escondía en la cueva con cuervos y agua de un arroyo, Dios proveerá otra gracia sustentadora para nostros cuando el arroyo se seque. Podemos estar agradecidos que tenemos una gracia sustentadora ahora, y podemos estar seguros que otra gracia sustentadora vendrá después. Jesús es suficiente, y Jesús será suficiente. Jesús no es el Dios que mira la sobreabundancia de las riquezas del mundo y ve eso como la respuesta a todos los problemas del mundo. En lugar, Él mira en los lugares menos esperados. A viudas y a niños pequeños, al pobre y a los oprimidos y a los mansos y a aquellos sin poder y a aquellos a quiénes la vida no les ha funcionado como esperaban. ¡Jesús ve enorme valor en ellos! La respuesta de Jesús no es tomar de ellos. Él los invita a lugares de prominencia e importancia en Su historia general. Dios ve a las personas que son pobres en las cosas del mundo y dice, “¿Te das cuenta que increíblemente importante eres? Tu no crees que tienes alguna fuerza o poder, pero no es así como opero. Yo opero por la fuerza y el poder de mi Espíritu. Y cuando estoy operando por la fuerza y el poder de mi Espíritu, no hay fin en lo que se puede hacer”. ¿Se acuerdan cuando Jesús multiplicó lo que tenía el pequeño niño para alimentar a la multitud? Me gusta imaginarme al niño después de la comida, ¿que clase de abundancia tuvo después de haber dado todo lo que tenía? Cuando todos comieron, ¡sobraron 12 canastas llenas de lo poco que el niño le dio a Jesús para que lo multiplicará! Jesús no es dependiente en provisión natural. Mientras leía la historia de Elías, Dios me mostró que cuando Él le dijo a Elías que fuera con la viuda de Sarepta fue porque Él le quería demostrar la misma verdad a Elías que después le demostraría a las multitudes que fueron alimentadas por los 5 panes y 2 pescados. Jesús era el pan de vida. ¡Jesús era todo lo que necesitaban! El milagro es que Jesús nos provee el verdadero pan; Él es el verdadero sustento que necesitamos. ¿Has estado alguna vez al final de tu cuerda? Que loco se oye cuando estamos en nuestro absoluto bajo, y Dios pide por algo de nosotros. Él nos invita a darle nuestra última comida. ¿Sabes que representa la comida? ¡Nuestra confianza completa! Cuando estamos en nuestro absoluto bajo y en lo más débil, Jesús nos invita a darle todo lo que nos quede. Él nos invita a darle nuestro poco, lo que sea lo poco que sea. Cuando damos nuestro poco, ponemos nuestra completa confianza en Él. La viuda dio todo lo que tenía, ¡y acabo con mucho más! Esas son las matemáticas de Dios, esas son las grandes economías de Dios. Empieza con poco y da eso y acabas con mucho. Muchas veces podemos llegar a preocuparnos que sí le damos nuestro poco a Dios, no nos quedará nada y no queremos dar nuestro poco. Tememos que sí le damos nuestro todo a Dios, Él tomará nuestros sueños; que nos hara misioneros en las junglas más profundas de Africa, donde nos consumiremos con oscuridad e insignificancia. O que sí ponemos nuestra última emoción de dolor, de rabia, agonía, soledad, o decepción en las manos de Jesús, no podremos sentir nada. Estaremos completamente paralizados, y queremos sentir algo desesperadamente, lo que sea, incluso este dolor que estamos sosteniendo con todo lo que tenemos. Tememos que sí le damos nuestro todo a Dios, no nos quedará nada. (Mateo 16:25), Jesús nos está diciendo que quién sea que quiera salvar su todo tendrá de hecho que perderlo. Entonces hay solo una solución: Dalo. Dale a Dios tus sueños; dale a Dios tus sentimientos intensos. ¡Dale a Dios tu poco y ve lo que Él hace con ello! Encontrarás que Jesús es más que suficiente. Podemos dar lo que tenemos; podemos poner nuestros panes y pescados en las manos de Jesús y confiar que Él hará con nuestra ofrenda lo que Él quiera hacer. Es ahí cuando Jesús es suficiente. Sí Jesús es tu todo, y sí Jesús es todo lo que te queda, entonces es eso lo que significa que Jesús es suficiente. “¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; más la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre” (Salmos 73:25-26). Cuando Jesús es suficiente, nos enfocamos en lo que tenemos, no en lo que no tenemos, y no en lo que podríamos perder. Cuando Jesús es suficiente, bendecimos a Dios y no lo maldecimos. Cuando Jesús es suficiente, miramos fijamente a Jesús y corremos hacía Él, no lejos de Él. Cuando Jesús es suficiente, creemos en Dios y no dudamos de Él a pesar de que no entendamos nuestras circunstancias. Cuando Jesús es suficiente, le pedimos que tome la mitad de nostros que queda y que haga de eso todo lo que Él quiera que seamos. Cuando Jesús es suficiente, nos damos cuenta que nuestros corazones fueron hechos para Jesús y Jesús no es solamente una idea teológica, Él es una persona y no solo cualquier persona. Él es la persona para el cual nuestros corazones y almas fueron hechos. Es ahí cuando Jesús es suficiente. Dios nunca está lejos de ninguno de nostros y muchas veces Él permite que nuestras vidas caigan para que podamos buscarlo y encontrarlo. Cuando las cosas están yendo bien, es más fácil olvidar a Dios. Muchas veces Dios en Su soberanía quitará esas cosas terrenales a las que nos aferramos para traernos de vuelta al epicentro de nuestra existencia, que buscaremos a Dios, iremos a Dios, y encontráremos a Dios. Los tiempos cuando la vida es difícil son los tiempos cuando hacemos el progreso más grande en nuestra relación personal con Dios. Las buenas noticias es que siempre encontraremos a un Dios que es suficiente, relacionable, y fiable; Él es el satisfactor. Nuestras carnes y corazones pueden fallar, y todas las cosas que pensamos que llenarán nuestras vidas pueden fallar. Nuestros amigos nos fallarán; podemos incluso fallarnos a nostros mismos. Pero Dios es nuestra porción, o como dice el Salmista, “Dios es la fuerza de nuestros corazones” (Salmos 73:26). ¡Él nunca te fallará! Dios con frecuencia se encuentra con nostros más poderosamente cuando estamos dispuestos a admitir que no tenemos recursos para superar los momentos en los que estamos. ¡Es ahí donde el milagro sucede! La gracia no es un depósito de una sola vez, es una relación momento a momento con Dios, donde confiamos en Jesús en que este en nostros y a través de nostros y por nosotros. Confiamos en que Él vendrá a través en Su propio tiempo y en Su propia manera.

IMG_6718
Es increíble poderse identificar con personajes de la Biblia y ver como Dios tuvo Su manera a través de ellos. Al leer sobre la vida de Pedro, hallé esperanza al ver como él estuvo en un mundo de dolor al final de la historia de los gallos cantando y Jesús cuido de él y le importo demasiado como para dejarlo con su dolor sin resolver. Lo suficiente extraño, cuando Pedro hizo esa promesa a Jesús, que no le fallaría ni lo negaría, Jesús básicamente dijo, “No, no lo harás”. Jesús quiere que todos entendamos la belleza del evangelio y maravillas. Él quiere que entendamos nuestra necesidad constante de la gracia extravagante de Dios. Jesús le dijo a Pedro, “De hecho, no puedo contar contigo. De hecho, vas a negarme tres veces antes de que el sol salga y el gallo cante”. Entonces el gallo cantó. ¡Que momento debió haber sido ese! Puedo imaginarme a Pedro queriendo estrangular al gallo. Fue un momento donde Pedro fue puesto cara a cara con sus propias debilidades. Él vio sus propias debilidades de cerca. Vio su pecado por lo que era, y no se tú, pero yo me siento como Pedro muchas veces. Estamos todos en esto juntos; todos sabemos lo que se siente fallarle a Jesús. Todos le hemos hecho promesas valientes a Jesús que hemos roto. Todos le hemos hecho compromisos grandes que no hemos guardado. Todos le hemos fallado a Jesús, no una vez, pero muchas veces. ¡Todos hemos estado en ese momento cuando el gallo cantó y llegamos a nuestros sentidos y nos hemos dado cuenta que fallamos grande! No podemos creer que nos pusimos en una posición comprometedora, decir lo que hicimos, actuado de la manera en que actuamos, o cruzado una línea que prometimos que nunca cruzaríamos. No somos cambiados por las promesas que le hacemos a Dios; somos cambiados por creer las promesas que Dios nos hace. Es por eso que el último capítulo de Juan fue escrito. Es para mostrar que fallas grandes pasan, pero Jesús aún así quiere desayunar con nostros. Cuando caemos, disminuye nuestra confianza en Dios. El enemigo viene y ataca y dice, “Le has fallado a Dios y a ti mismo. Ni te molestes en regresar a Dios. No lo ores. Dios ya tuvo contigo, no te escuchará. Has fracasado por ultima vez”. En la escena donde los discípulos se van a pescar en un barca, te los puedes imaginar en el barca toda la noche. No han cachado nada. Han tratado sin duda del lado derecho, izquierdo, en frente y por atrás. ¡Ya han puesto la red por todas partes! Puedes escuchar el sarcasmo viniendo de la barca, “¡Ah, del lado derecho! No habíamos pensado en eso, ¿o si?”. ¿Quién sabrá su motivación de cambiar la posición de sus redes? Tal vez estaban desesperados de tratar lo que sonaba obvio. Escucharon a la voz, aventaron su red del lado derecho y, ¡boom! ¡La cachada más grande! ¡No podían jalar la red de tantos peces! Quedémonos en ese punto por un momento, porque tal vez has estado pescando por mucho tiempo y tienes toda una noche de nada. Jesús se para frente a ti y su mensaje es, “Yo sé donde están los pescados”. Significando, “Yo sé exactamente que estás buscando, y exactamente donde puedes conseguirlo”. Jesús dice, “Sí estás buscando por amistad, Yo sé donde está”. Jesús dice, “Sí estás buscando por aceptación, Yo sé donde está”. Jesús dice, “Sí estás buscando por significado en la vida, Yo sé dónde está”. Jesús dice, “Sí estás buscando por sanidad, Yo sé donde está”. Jesús dice, “Sí estás buscando por significado, Yo sé donde está”. Jesús dice, “Sí estás buscando seguridad, Yo sé donde está”. Jesús dice, “Sí estás buscando satisfacción, Yo sé donde está”. Ahora, Él te está preguntando la misma pregunta que le preguntó a Pedro y a Sus discípulos. Jesús está mirando tus patrones familiares de vivir y pregunta, “¿Como está funcionando eso para ti?”. Él no está preguntándote por información, Él ya sabe como te está yendo. Él te está dando la oportunidad de formar las palabras en tu corazón y tu mente que afirman la realidad de lo que está pasando. Una vez que afirmamos esa realidad, entonces Dios es capaz de restaurarnos. Lo que Jesús quiere que entendamos es que no puede contar con nostros pero aquí están las buenas noticias: ¡Podemos contar con Él! Es Jesús diciéndole a Pedro y a nostros: “No eres confiable, pero Yo si. No vas a atravesarlo tu solo, pero Yo si. Me vas a fallar, pero Yo no te voy a fallar. Salvar al mundo no depende de ti, depende de mi.” Pedro iba a ser la piedra de ángulo de la iglesia antigua, y Jesús sabía eso de Pedro. Pero Jesús también sabía que Pedro no estaba listo para esa responsabilidad hasta que Pedro supiera que Jesús era la verdadera piedra de ángulo. Pedro necesiataba estar completamente claro en esa idea. Mientras que Pedro creyera que todo dependía en Él, no podía Jesús usarlo. Pedro necesitaba depender en Jesús primero. Jesús estaba diciendo, “Fuiste e hiciste tu cosa, pero eso no sirvió. Pero sí solo hablo una palabra y apunto mi dedo en una dirección, y me sigues y mis tiempos y mis caminos y avientas la red donde Yo te diga, y ves – ¡la red estará llena de pescados!” Cuando estaban en la barca y Pedro saltó al ver a Jesús y los discípulos se acercaron a la orilla, vieron fuego con pescados y pan. Jesús les estaba preparando una comida. Fue aquí donde Jesús le empezó a hablar a Pedro y lo que Jesús no le dijo era igual de importante que lo que hizo. Jesús no alabo a Pedro de su nado fantástico de la barca. Jesús no regaño a Pedro por haberlo negado en el patio de los escribas. Jesús no reprendió a Pedro de cualquier manera por fallarle. Jesús simplemente invitó a Pedro a desayunar. No hay lección, no hay condenación, no hay reprensión. Solo hay aceptación y provisión y un tipo de familiaridad que solo Jesús puede proveer. “¿Alguien hambriento?” Jesús pregunta. “Comamos”. Eso amigos, es misericordia y gracia en demostración. Jesús nos sirve en nuestro vacío, Jesús nos alimenta después de haberle fallado y a nostros mismos. Jesús nos recibe cerca y dice, “Hola, te ves cansado y temeroso y exhausto y golpeado y desconcertado y a punto de que caerás. ¿Te gustaría desayunar?” Todo esto es sobre los discípulos y nosotros perdiendo la idea de que haremos algo por Dios. Es sobre recibir la idea de que Dios hace todo por nostros y a través de nostros. Jesús está vivo y nos ama y tiene un propósito y un plan para nuestras vidas, no importa que. Después de una noche larga de nada, después de haberle fallado, esto es la suma total de lo que escuchamos de Él: “Buenos días hijo/a. Ven, desayuna conmigo. Tengo pescado y pan así como te gusta. Ven, siéntate y come conmigo, ten compañerismo conmigo. Déjame alimentarte y proveer para ti lo que necesitas para éste día que viene. Yo soy la comida para ti, porque Yo soy vida y fuerza para ti. Soy gracia para ti, soy poder para ti. Soy misericordia para ti, soy todo lo que necesitas. Estoy aquí, y lo tengo todo preparado. ¿Te gustaría desayunar?”. Jesús sabía que Pedro si lo amaba. Él sabía que Pedro era un trabajo en proceso, y por todos los errores de Pedro, el amor aún seguía ahí. Jesús sabía que debajo de todas las proclamaciones valientes de Pedro, Pedro si lo amaba sinceramente, con errores y todo. ¿Entonces por que Jesús hizo la pregunta, “¿Me amas?”, tres veces? Mientras más veces hacía la pregunta Jesús, más se frustraba Pedro. Jesús no quería que Pedro estuviera confiado en Pedro y en las respuestas que dio. Jesús quería que Pedro fuera seguro en Dios y en la presencia de Dios dentro de Pedro. La segunda vez que Jesús le preguntó a Pedro la pregunta, Jesús le dijo que alimentara a Sus ovejas. Y la ultima vez que Jesús le preguntó a Pedro la pregunta, Él dijo la misma cosa, “Alimenta a mis ovejas”. En otra palabras, Jesús le estaba diciendo a Pedro que construyera Su iglesia. Jesús le decía a Pedro que no era descalificado solo porque había fracasado. No estamos fuera porque la cosa que más necesitamos no es ser perfecto pero en estar enamorado con Jesús. Nuestro llamado no es una expresión de nuestra hablididad, es una expresión de la gracia de Dios. No es sobre lo que pueda hacer o no hacer; es sobre lo que Jesús ya ha hecho. No es sobre cuanto pueda llegar a amarlo, es sobre cuanto me ama Él a mi. La gracia es más poderosa que las consecuencias. La gracia desborda las consecuencias. Incluso con consecuencias hay amor y gracia y la misericordia de Dios en Jesús. Jesús nos dice, “Sé que has fallado, y sé que hay consecuencias, pero Yo quiero caminar contigo a través de las consecuencias. Quiero amarte a través de las consecuencias. E incluso quiero usar las consecuencias en esta historia”. Las buenas noticias son que las consecuencias no dictan tu vida. Dios es más grande que cualquier consecuencia. Permítele a Dios acabar lo que te ha llamado a empezar. No es demasiado tarde para cambiar la historia que algún día dirás. Puedes empezar algo nuevo. No importa que tan desesperado, incierto, temeroso, o atorado te sientas ahora, tu historia aún no se ha acabado. Incluso sí has negado a Jesús, Él aún te servirá de desayunar. Él aún te servirá misericordia y amor. Él aún te usará para construir Su iglesia. ¡Tres veces lo negó y tres veces fue restaurado! ¡En tu peor, Él te da Su mejor! Me encanta como la Biblia promete que la fidelidad de Dios es grande y Sus misericordias son nuevas cada mañana (Lam 3:23). Eso significa que el desayuno de Jesús es servido y servido y servido y servido y servido…No importa como haya sido tu noche de nada, hay nueva misericordia disponible cada mañana. ¡Y el desayuno viene primero! El desayuno es servido antes que cualquier problema sea arreglado. ¡La misericordia es servida en el primer platillo! Jesús nos esta diciendo que nada nunca nos separará de Su amor; eso incluye nuestros fracasos. Toda la condenación ya se fue a Jesús. Toda nuestra culpa fue removida por Jesús. ¡Todo lo que queda es un desayuno con Jesús en la playa! ¡Ven y come!

IMG_0776
¿Has llegado a dudar de que pasará en tu vida o como será tu futuro o las razones por las que suceden las cosas? ¡Quiero compartirte unas palabras que Dios me ha mostrado sobre mis miedos y dudas que muchas veces llego a tener sobre mi futuro y cosas que me suceden en mi vida que muchas veces no entiendo y creo que esto será de mucha bendición para tu vida! He llegado a entender que Él siempre pinta la historia en un canvas mucho más grande del que podamos ver o imaginarnos. Sus planes siempre son mucho más grandes incluso cuando parece ir todo mal. La realidad es más grande que nuestras circunstancias personales. ¡Dios me puede dar gracia para levantar mis ojos de mi situación a una realidad más grande! Cuando Lázaro se enfermo, Jesús no ignoró la realidad de sus amigos. No era que María, Martha, y Lázaro no eran importantes para Él; tampoco sus problemas eran insignificantes. Pero Jesús quería que ellos vieran que había una realidad aún más grande. Dios siempre está pintando en este canvas que es más grande de lo que podamos ver o imaginar. Es por eso que muchas veces una historia no marcha de la manera que esperábamos; pero incluso en las escenas de muerte, Dios está pintando en un canvas que no podemos ver o imaginar, y Él está pintando una imagen con nosotros en ella para usar para Su gloria. Es interesante como muchas veces vemos a Dios hacer un milagro y aceptamos el milagro, pero fallamos en reflejar la gloria de regreso a Él. Ahora, podemos decir que sí todos creemos lo suficiente, entonces Dios hará un milagro por cada persona, pero eso no es la realidad. Dios nunca promete hacer eso. Algunas personas no obtienen un milagro, y no es porque no amaron a Dios o porque Dios no los amo o porque no oraron lo suficiente o ayunaron o se mantuvieron firmes en la palabra de Dios o no tuvieron suficiente fe. Cuando no eres sanado, algunas personas y sistemas de creencias nos dicen que seguro tenemos una rotura en nuestra armadura, y el diablo entró sin duda, y es por eso que no fuiste sanado. ¡Esta escena no es nada como el corazón de Dios! Los caminos de Dios son verdaderamente más altos, y Sus pensamientos más grandes que los nuestros, y alabamos a Dios porque eso es la verdad. Dios no es pequeño como nostros, y Él no ve o entiende en nuestra escala pequeña. ¡Él ve más grande, Él sabe más, Él está haciendo más, Él está llevando el universo! Él está yendo a una gran conclusión de la historia; nada se interpone en los caminos del gran plan de Dios. ¡Él es la resurrección y la vida en el presente! Conocer a Jesús es siempre sobre vida, vida abundante, vida eterna, y en el caso de Lázaro, vida física restaurada. Cualquier situación en la que estés, Jesús viene a estar presente contigo en el viaje. Es increíble como Jesús sabía que llamaría a Lázaro de regreso a la vida en tan solo un minuto o dos, pero aún así Él está con ellos en el momento. ¡”Él está con ellos en el momento”! ¡Eso es una hermosa imagen de como solo vemos una pequeña parte de la imagen de la vida mientras que Dios ve la imagen entera! Con frecuencia no podemos ver de que tratan nuestras circunstancias, pero Dios sabe. Es a Él a quien somos llamados a poner nuestra confianza, un Dios que conoce el pasado, presente y el futuro. Un Dios que está constantemente trabajando las cosas para Su gloria. Él entiende nuestros tiempos y circunstancias perfectamente, y Sus tiempos y momentos son siempre exactamente lo que necesitamos. El poder de la resurrección no es producido en lugares bonitos. Sólo porque no lo ves, no significa que Él no lo habló. Sólo porque no lo sientes, no significa que Él no lo acabará. Sólo porque no reconoces Su presencia, no significa que no esté ahí. No temas en confiarle un futuro desconocido a un Dios que lo conoce todo. -Salmos 9:10

FullSizeRender
Hoy quiero compartirles algo sobre mí experiencia aquí en Australia y como Dios me ha dado una perspectiva totalmente diferente de Su iglesia y Su corazón en y a través de ella. Tristemente, la iglesia como una muchas veces ha hecho a personas en nuestra sociedad sentirse fuera de la casa de donde pertenecen. Están encerrados fuera de una relación con Dios. Lo que sea que hayas hecho, donde sea que hayas estado en la vida, Jesús dice que necesitas escuchar esto: ¡Bienvenido a casa! Prueba la puerta de en frente, porque siempre está abierta. Entra, ¡siempre eres bienvenido en la casa de Dios! No es sobre ganar acceso a un edificio, pero más bien, que siempre estás bienvenido a una relación de amistad con Dios. Cualquiera puede regresar a Dios sin importar lo que hayas hecho, no importa que tan ridícula tu desobediencia haya sido, que tan lejos hayas corrido, ¡o lo que sea! Ganan un pase libre de regreso a Dios. Lucas 15:1-2 dice, “Se acercaban a Jesús todos los publicanos y pecadores para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo:  Este a los pecadores recibe, y con ellos come”. RECIBIR se supone que debe de ser el sello distintivo de la iglesia. “Recibir” significa: No construimos muros altos, no ponemos puertas al final del camino, y no ponemos obstáculos en frente de la iglesia. En lugar, ¡ponemos una carpeta roja y un letrero enorme de bienvenida en frente de las personas! Y todo esto dice, “¿Estás buscando un lugar para pertenecer? ¡Lo has encontrado! ¡Bienvenido a casa! ¿Estás buscando a Dios? ¡Él está aquí! ¿Estás buscando gracia? La hemos encontrado, ¡bienvenido a casa!” Como Jesús, deberíamos de “recibir” y darle la bienvenida a aquellos que están fallando y cayendo, y compartir el acto humano humilde de comer con ellos. Así como cuando una oveja se perdió y el pastor fue a buscarla dejando las 99 atrás, Jesús dice, “Se que tengo todo un cuarto lleno de personas, pero te quiero en la historia a ti también. Ves, conozco tu nombre, te amo y me importas”. ¡Estás parábolas son increíbles! La del hijo prodigo ha tenido un gran impacto en mi vida y fueron realmente palabras que cambiaron totalmente mi rumbo. ¡Todos conocen su parábola! ¿Se acuerdan de cuando el hijo lo gastó todo? Cuando se acaba el dinero, es increíble que tan rápido los amigos también. Y así como cuando el hijo decidió caminar lejos de casa, podemos estar seguros que cosas inesperadas están por delante cuando caminamos lejos de Dios. Sí este hijo realmente hubiera estado manteniendo contacto con su necesidad, sí hubiera sabido cuan grande era amado, nunca se hubiera ido de su casa. Sí hubiera entendido que estaba verdaderamente en casa cuando estaba en casa, no se hubiera ido a buscar a otro lugar para pertenecer. ¿Pero que no es así como funciona el enemigo? Nos causa perder de vista de lo bueno que esta en frente de nosotros y nos lleva a un camino de imaginación donde soñamos con una tierra lejana llena con todo lo que nuestros corazones desean. El problema es que el corta los desastres fuera de la imagen y de nuestros planes de escape. Cuando nos encontramos en un lugar similar, nuestro primer paso para una reaparición es levantarnos en el desastre y voltear nuestros corazones hacía casa. “Si nos acercamos a Dios… Él se acerca a nosotros” (Santiago 4:8). Dios no se detiene, Él no se esconde en una esquina o da un sermón o nos trata como un trabajador de segunda clase. Él solo espera a vernos en el horizonte. Cuando nos ve venir hacía Él, Él corre hacía nosotros con sus brazos abiertos. El Padre hizo una fiesta y puso un baile para su hijo. ¿Que baile estaban haciendo, te preguntas? ¡Ellos estaban bailando la reaparición! ¿Alguna vez has bailado la reaparición? La reaparición es un baile loco animado llevado por un Padre siempre bueno que te sostiene hacia la pista y te dice, “Bailemos”. A pesar de que ahora estés usando nuevas ropas y zapatos y un anillo, aún sigues pensando que todos te están viendo como suciedad; pero el Padre viene y dice, “Me gustaría empezar el primer baile con mi hijo amado. Venga hijo, vamos a hacer la reaparición”. Se mueven hacía la pista, y el hijo es movido por el amor tan grande de su Padre. Ellos bailaban porque su Padre es el Dios de la reaparición. Algunas veces es en los momentos donde sientes que Dios te ha dejado, que te das cuenta que Él siempre ha estado a tu lado. Dios nos enseña en esta historia que ambos tipos de hijos pueden tener todo lo que le pertenece al Padre. Sí pones tu fe en Jesús, lo tienes. Si, sigue trabajando y ayuda a Dios a traer al mundo a Jesús, pero no lo hagas como sí fueras pobre o como sí tuvieras que ganarte el favor del Padre. ¡Hazlo como si ya hubieras recibido las riquezas! El hijo menor siempre vivió con las consecuencias de sus decisiones, pero exactamente junto a él todo el camino estaba un Padre cuya compasión y perdón le dieron fuerza para caminar en seguridad y humildad hacía un nuevo futuro. No importa que tan lejos hayas corrido, o cuanto hayas corrido, ¡la puerta de la casa de Jesús siempre esta abierta y hay una alfombra de bienvenida!

IMG_0807
Por un tiempo difícil por el que pasaba en mi vida, sentía que mis sueños habían muerto por completo y que ya no había alguna esperanza para mí y mí futuro. Hoy quiero compartirles algo que Dios me ha estado mostrando y que estoy seguro que les será de mucha bendición. He aprendido que no importa si hago cosas buenas, lo que realmente importa es que me acerque a Él. Llegue en un momento a sentir que el mundo me decía que mí mejor nunca sería suficiente y eso causó mucha frustración en mí. Pero entonces sentí que Dios, por contraste, estaba satisfecho conmigo, porque había encontrado mí satisfacción en Él. ¡La carrera ya había sido ganada! Lo único que Dios nos pide es que nos acerquemos y dejemos que Su luz brille a través de nosotros. Puedo descansar sabiendo que lo que Dios empezó, Él terminara en mí y ¡que Él aún no ha acabado conmigo ni contigo! Perdí mis sueños pero Jesús es un restaurador de ellos y ¡Él los hace aún más grandes! Tu vida puede parecer diferente ahora que cuando nació en tu corazón, pero el cielo aún tiene un plan para ti. ¿Te puedes relacionar con sentir en que todos están muy por delante de ti y que tu te estás quedando atrás? ¿Otros son reconocidos pero tu pareces ser invisible y la vida sigue hacía adelante sin ti? Es exactamente ahí donde yo me encontraba al igual que José, quién me ayudo mucho a través de esa temporada de mi vida. José nunca perdió de vista el trabajo de Dios en su vida. Aprendí 5 principios de la experiencia de José que podemos adaptar a nuestras circunstancias cuando nuestros sueños caigan o nuestra esperanza falle. 1) ¡Tu historia es parte de la historia de Dios! José entendió que el propósito general de su vida era encajar en una pequeña parte del plan más grande de Dios para el mundo. José entendió que el propósito de su vida era más grande que solo vivir su propio sueño, incluso un sueño dado por Dios. El sabía que estaba en la tierra para ser parte de la historia de Dios. Esto totalmente cambió todo para José, ¡y puede hacerlo para nostros también! Hay un sueño más grande que anula todo lo demás: Es que tu vida cuente para la gloria de Dios; ese es el sueño primordial del corazón de Dios. A través de la historia de José, llegue a entender que lo que la gente pretendía para mal, ¡Dios pretendía para bien! Los hermanos no están a cargo, las circunstancias no están a cargo, ¡Dios está a cargo! José nunca perdió de vista el amor de Dios y propósito, y el sabía que Dios lo estaba usando para traer gloria a Él mismo y salvación para mucha gente. El enemigo siempre me decía lo contrario y me hacía creer que no estaba destinado a nada a causa de mis situaciones pero José me dijo, “No abandones a Dios porque aún en el hoyo, Dios tiene un plan. Aún y cuando te sientes abandonado, Dios aún está en la escena. Aún y cuando no puedes ver lo que Dios está haciendo, ¡Él siempre está haciendo algo!” A través de los lentes de la gracia de Dios, podemos ver atrás en los 13 años perdidos de la vida de José y ver que estos años, de hecho, fueron años de salvación, no solo para José, pero para su familia entera y muchos más. Sí podemos entender esa idea, nos libra de sentir que estamos a cargo de cualquier circunstancia. Somos liberados para confiar nuestras vidas a las manos de un Dios amoroso. ¡Dios toma responsabilidad de usarnos para Su gloria! Podemos llegar a meternos a lugares donde estamos convencidos de que Dios no puede usar nuestras circunstancias, o tratamos de manipular la situación o de ver como hacerle para cambiar la dinámica, y todo lo que realmente podemos hacer es poner nuestras vidas en las manos de Dios. Y eso es todo lo que Él nos está pidiendo que hagamos. Entonces la primera perspectiva que podemos adoptar de José es ver que nuestra historia es parte de la historia de Dios. La segunda es: 2) ¡Dios va a la distancia contigo! Dios siempre te ama, Dios siempre está para ti, Dios siempre tiene un plan, y Dios está contigo en el hoyo. Él está contigo cuando eres vendido a los comerciantes, Él está contigo en el bloque de subastas, Él está contigo en la casa de Potifar mientras enfrentas tentación en el cuarto. Él también está contigo en la carcel, Él está contigo cuando los coperos te olvidan en la corte del Faraón, a través de años de abundancia y años de escasez, y cuando hermanos regresan. ¡Él está contigo todo el tiempo! Cambia tu perspectiva el saber que Dios está en cada circunstancia contigo. “Nunca te dejaré ni te desampararé” (Hebreos 13:5). La tercera es: 3) ¡Nuestro mejor plan para el Maestro! Nuestra tercera perspectiva para adoptar de la historia de José es que debemos ofrecer nuestro mejor a Dios. Él está contigo incluso cuando eres ignorado o tratado injustamente. Sí Él está contigo, entonces quieres dar tu mejor. Dios está justo a lado de ti en el proceso, por lo que sea que estés atravesando. Hay aún un plan desenvolviéndose, y alguien tiene sus ojos en ti para ver como responderás a estas circunstancias. 4) ¡La reaparición no es sobre venganza! Se compasivo cuando las olas se volteen, porque sabemos que estamos en el plan de Dios y no en el plan del hombre. Cuando tengas una reaparición, es algo poderoso el extender gracia. Y la quinta es: 5) ¡Es una historia de salvación! ¡Ten seguro que tu lucha es de hecho sobre la salvación de alguien más! ¡Wow! Cuando José se identifico con sus hermanos antes de que su padre muriera, el dijo, “Acercaos ahora a mí”. Y cuando lo hicieron, el dijo, “Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto” (Genesis 45:4). ¡Como si no se hubieran acordado quién era su hermano! Nótese lo que dice José, “Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese el haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros” (v. 5). ¡El trabajo de Dios todos los días es usar mis circunstancias para Su gloria! Aquellos que dejan todo en las manos de Dios, eventualmente verán la mano de Dios en todo. Cuando sufrimos, es siempre para salvación de alguien más. No es todo sobre mí; es todo sobre Jesús haciéndose conocer en este mundo roto. Así como José, cual sea nuestro dolor, ¡Dios siempre está posicionándonos para salvación de alguien más! Y cuando la batalla venga a nosotros, ¡sabemos que Dios está trabajando un gran propósito! ¡Dios no ha acabado contigo aún! Tal vez no estes corriendo la carrera que pensabas que correrías, pero Dios aún tiene una carrera para ti. Este es el Dios que estamos invitados a servir: Un Dios que da sueños y ve esos sueños cumplirse. Confía en Su tiempo y en Sus promesas. Espera en Sus respuestas. Creé en Sus milagros. Alégrate en Su bondad. Relájate en Su presencia. Dios es el mismo ayer, hoy y para siempre. 

IMG_1516
Me encanta poder escuchar la voz de Dios y saber que Su palabra y Sus promesas permanecen para siempre. Por un tiempo en mi vida llegue a sentir que las circunstancias por las que atravesaba definían quién era. He llegado a aprender que las circunstancias difíciles no siempre tienen la desición final en nuestras vidas. Muchas veces puedo llegar a un lugar donde estoy yendo a través de fuegos y desafíos de la vida, y no sé a donde ir o voltear. Lo que necesito es un comienzo fresco, necesito que mi historia valla hacía una nueva dirección. Las buenas noticias son que la vida de Jesús nos llama a entrar en una vida de “regresar mejor”. De un lado, puede ser el “regreso mejor” donde superamos obstáculos por el poder de Dios. Del otro lado, puede ser un “regresar mejor” más profundo, donde Jesús redime lo peor de circunstancias para Su gloria y nuestro mejor. Dios te ofrece Su presencia en medio de tus problemas. En Su presencia, encontraremos un tipo de solución más profunda, una que sostiene cumplimiento, paz, un conocimiento que Él provee, y la esperanza que Él tiene un propósito más grande para nuestras vidas que nos pudieramos imaginar o vivir nosotros solos. La gran esperanza adelante es que cuando esté en un bajo, Dios me ofrece Su mano para levantarme. Él tiene una mejor manera de vivir, una manera llena de libertad, fuerza, paz, y Jesús. A través de fuegos y desafíos, Dios me ofrece un caminar más cercano a Él. En Su gracia y misericordia, Dios se le apareció a Adan y a Eva en medio de su fracaso; pero la misericordia de Dios también entro al jardín de una gran manera, y Adan y Eva experimentaron un “regreso mejor” y tuvieron una esperanza, un futuro y una historia grandiosa con Dios. Incluso después de su fracaso, Dios no los abandono. Lo contrario, Dios los amo, los cuido, los bendijo, y los sostuvo. En Hebreos 11, describe como Noé se convirtio en un heredero de justicia con su fe. Noé tuvo un “regreso mejor” y Dios usó a Noé poderosamente, incluso después de sus errores. Abraham trato de hacer que los planes de Dios pasaran por su propia cuenta por tener un hijo con la sirvienta. Esto no fue la idea de Dios, y Abraham arruino el plan, aún así Dios tuvo misericordia de él. Cuando Abraham tenía 100 años, su esposa dio a luz al hijo prometido, Isaac, quién eventualmente tuvo descendientes como estrellas en el cielo. Abraham se salió del plan de Dios, pero tuvo un “regreso mejor” para Abraham, y fue bendecido por su fe. Lejos de todo, en medio de la nada, un arbusto se encendió. De ese arbusto, Dios le hablo a Moises y le dijo, “Toma corazón! Yo se que parece que la vida se te ha pasado, pero Yo te voy a usar para guiar a Mí gente fuera de la esclavitud en Egipto hacia la tierra prometida”. La historia entera de la humanidad es una historia de personas que han caído y fallado, y de alguna manera en éste océano de la gracia de Dios y misericordia, Él provee un “regreso mejor” para cualquiera que ponga su fe y esperanza en Jesús. No importa si estoy en una temporada de vagar o de obscuridad, ¡el proposito de Dios y Su plan siempre prevalecerán! Dios tiene la habilidad de hacer lo que sea en cualquier momento para restaurar lo que sea que se haya perdido. Incluso si no se ve restaurado ahora en la tierra, soy invitado a tener seguridad en los propositos de Dios, y eso da paso a la esperanza y a la paz para mí vida. Unas frases que siempre recuerdo en momentos así son, “Estad quietos, hay un sanador”, “Pon tu esperanza en Él”, “Su amor es más profundo que el mar, Su misericordia nunca falla, Sus brazos son una fortaleza para el débil”. Tus circunstancia pueden ser negras, pero la Biblia dice que Dios es luz; confía en Él, y Él te dará un “mejor regreso”. El te dará un comienzo nuevo, Él te dará un cambio de corazón y proveerá una poderosa vuelta espiritual. Él está conmigo en medio del valle de sombra y de muerte. ¡Debemos de tomar fe! Esa es la solución, y en tener una relacion con Él. ¡Empieza con alabarle! Puedo encontrarme en tierra seca ahora, pero sí, puedo alabarlo. Puedo estar en el valle de la sombra y la muerte, pero sí, puedo alabarlo. Levantó mis manos en respuesta a Dios acercándose a mí. Levantó mis manos sobre la oscuridad, sobre la muerte, y la tumba, sobre enfermedad, perdida, una mala situación, una relación dañanada, sobre depresión o estrés o lo que sea que haya venido contra mí. Las levanto para creer de nuevo y para declarar que aunque esté en un valle, Su plan no está en dejarme en este lugar pero en darme un “mejor regreso” y llevarme todo el camino a través. Incluso cuando todo va mal Él sigue siendo bueno. A lo largo de mí vida he podido experimentar Su amor de una manera grandiosa y puedo decir con seguridad que Jesús se encontrara contigo justo en donde estás, no importa el dolor que estés atravesando o la distancia que hayas viajado lejos de Dios, Jesús siempre está ahí para ti. No parara de sanarte, de restaurarte y Él se rehusa a dejar de amarte. ¡Él derrite el agarre del pecado y circunstancias dificiles y te lleva de regreso a Su primavera llena de vida y crecimiento, productividad y belleza! Jesús era atraído a personas que no lo tenían todo resuelto. Cuando Jesús pasaba Sus últimas horas en la tierra, Dios escogió poner a Jesús cerca de dos personas malas. Mientras Él colgaba muriendo en esa cruz, a Su mano derecha e izquierda habían dos personas en cruces. Eran dos comunes criminales; tres hombres fueron crucificados ese día, no uno. ¿Por que es eso importante? Porque Dios quiere que nos acordemos que siempre hay una colección entre el ministerio de Jesús y gente ordinaria que están al final de sus cuerdas. El monte donde fue crucificado Jesús, era el peor tipo de primitivo, inhumano monte posible. En ese día, el paraíso vino a un monte. El paraíso estaba conectado a un basurero; la conexión era Jesús. Puedo estar viviendo en un basurero ahora, pero el paraíso aún puede encontrarme. Dios puso al criminal cerca a Jesús porque Dios quería hacernos saber que no necesitamos ser altos y poderosos para llegar al cielo. No somos bendecidos por Dios porque somos mejores que alguien más. Nos vamos al cielo por una simple oración de fe: “Porfavor recuérdame”. En Él eres nacido a una nueva vida por Su Espiritu (Juan 3:6). Su Espíritu Santo viene a mí corazón y trae mi espíritu a vida (1 Tesa 3: 8). Soy renacido como hijo de Dios (2 Cori 6:18). Tengo el poder de Dios para caminar en fe y para vivir de la esperanza de Dios para mí vida (Romanos 1:16). Dios escuchara mí oración simple y traerá paraíso a las situaciones desordenadas. Jesús no tiene miedo de la oscuridad. Jesús traerá paraíso incluso al basurero. No era sobre ladrones estando en el lugar correcto en el tiempo correcto; era sobre Jesús viniendo a estar junto a él. He aprendido que no necesito ponerme “bien” antes de encontrarme con Jesús. No importa que tan desordenada la vida se haya puesto; nunca es demasiado tarde para que Dios haga un milagro. Nunca es demasiado tarde para que Dios restaure mi familia, mi salud y mí mente. Nunca es demasiado tarde para que se arregle tu vida. Nunca es demasiado tarde para sanar las heridas causadas en ti sobre los años. Nunca es demasiado tarde para que Jesús te hable cuando estés colgando en una cruz en medio de tu culpa y castigo que merecemos. No es demasiado tarde sí estás en un basurero y no le importas a nadie en este mundo. ¡Las buenas noticias es que el paraíso se conecta con el monte! Él no tiene miedo de caminar a cualquier situación en cualquier momento. Cuando duela, corre a Jesús, cuando este todo bien, corre a Jesús. Cuando no puedas ver la mano de Dios, confía en Su corazón. 

img_1329
¡Es increíble como nuestra cultura es sobre comparaciones y contrastes! ¡Nos encanta las clasificaciones y los rankings! Y justo cuando he llegado a pensar que le dare al blanco, el blanco se mueve. Hay algo que he aprendido sobre la complacencia: Si veo a alguien y me doy cuenta que soy mejor en algo que esa persona, tiendo a pensar que ya he llegado en esa área; que puedo dejar de crecer y trabajar, ¡pero tal vez Dios me ha llamado a hacer más! ¡Tal vez me ha dado una capacidad más grande! Otra cosa es condenación: si veo los logros, la espiritualidad, o talentos de otros y veo que ni llego cerca, puedo acabar desanimado e inseguro acerca de quién soy. Puedo llegar a sentirme descalificado incluso cuando Dios está perfectamente feliz con donde estoy. La comparación realmente es un asesino silencioso. Roba nuestro gozo y socava nuestras relaciones. Nos causa a criticar eventos que deberíamos de celebrar, rechazar a personas de las cuales deberíamos de aprender, y a resentir ideas que deberíamos de aceptar. Dios me ha mostrado que Su calificación de nosotros no depende de otras personas. Él no se aprovecha del fracaso de los demás para hacernos sentir mejor de nosotros mismos. Él no ata nuestros éxitos o aprobación al desempeño de los que nos rodean. Él sabe quién somos y de lo que somos capaces, y Él nos valora tal y como estamos. Él sabe cuantos talentos nos ha dado para multiplicar e invertir de regreso al mundo. Jesús quiere que descubras la libertad de simplemente ser y pertenecer, de vivir más allá de la comparación, de encontrar tu identidad y seguridad no en como te comparas con otros pero en tu relación con Él. No quiero llegar a perderme en mi búsqueda de éxito y victoria, no quiero sacrificar lo que es realmente importante en un esfuerzo de ganar estatus. He aprendido que la respuesta a las voces incesantes de la comparación y competición es conocer a Dios como nuestro calificador y nuestro aprobador. Él quiere hablar a nuestras vidas una realidad diferente. Él quiere que sepamos y que creamos que la plenitud de Jesús se nos ha dado; ya está acabado y nada puede cambiar eso. Sí tengo plenitud en Jesús, sí tengo todo lo que Dios tiene en Cristo, si estoy lleno de amor y gozo y afirmación y bendición y fuerza y Jesús, entonces no hay lugar para competencia. Somos descalificados a los ojos del mundo, pero somos declarados más que calificados a través de Jesús. La libertad a mi vida vino cuando me di cuenta que no tengo nada que probarle a nadie, porque en Cristo, Dios completamente me aprueba. Siempre habrá presión de conformarse, de realizar, y de estar a la medida. Tratar de probar algo a alguien es una perdida de tiempo, es una declaración atrevida, pero es verdad. Si las personas que quieres impresionar ya te aman, es una perdida de tiempo porque ya eres valorado y aceptado por ellos. Y si no te aman, entonces es una perdida de tiempo, porque aún y si ganas su aprobación, ¿que has ganado? Si su amor fue algo que te tuviste que ganar, ellos realmente no te aman. Dios me dijo, “No te traje aquí para cumplir sus expectativas. Te traje aquí para que seas mi expresión”. Hablo sobre ser completo en Jesús, sobre ser confidente en Su llamado, de ser contento con los dones y hablididades que tenemos en lugar de compararnos a alguien más. Cuando sabes que eres llamado, ya no juegas por el aplauso de nadie ni de algo. Tu único deseo es la afirmación de un Padre que te ama cuando estás roto, que te ama en tu disfunción sexual, que te ama incluso cuando tienes un problema que parece que no puedes superar. El espíritu de comparación y competencia es roto, ¡porque sabes que tienes un llamado más grande! ¿Entonces que tratas de probar? Ya somos aprobados, ya somos calificados. También la verdadera libertad vino cuando me di cuenta que sin Él estoy espiritualmente roto, ¡pero en Él tengo todo! Nunca pude llenar mi vacío de un lugar vacío, solo Jesús pudo hacerlo. Solo Él puede calificarnos, y cuando lo hace, nada lo puede cambiar. Cuando empezamos de un lugar de plenitud en Jesús, todo cambia. La aprobación y el llamado de Dios nos califica para vivir una vida diferente. Primero, somos libres para verdaderamente amar, no el vacío, y pasajero amor que el mundo ofrece. No un amor basado en desempeños y calificaciones. Más bien, en el amor incondicional que Dios nos ha dado, el amor que nos llama a compartir con otros. Somos también libres para servir al Señor, no porque tengamos miedo que Dios nos rechace, pero porque estamos desbordando con gratitud de todo lo que Él ha hecho. ¡Es nuestra respuesta orgánica y no forzada a la bondad de Dios! Y finalmente somos libres para verdaderamente tener éxito. Dios está feliz con nuestros éxitos y nuestras fuerzas, pero Él está aún más contento que Él sea nuestro tesoro, nuestro amigo, y nuestra fuente de nuestra satisfacción. La mejor manera de ser exitoso y afirmado y lleno es ser tan lleno de Dios que no necesitamos el éxito. En Jesús estamos completamente perdonados, somos libres de toda culpa, vergüenza, y condenación. Somos amados y aceptados por Dios, somos seguros en el llamado de Dios. Dios está por nosotros, y nada ni nadie puede prevalecer contra nosotros. No necesitamos gastar otro día tratando de probarnos a nosotros mismos, porque ya tenemos la aprobación de Dios a través del regalo de Jesús de la justicia. ¿Estás listo para aceptar quien eres para poderte convertir en quien Dios te ha llamado a ser? ¿Estás dispuesto a cesar de esforzarte por aprobación, y en lugar confiar en Dios, tu calificador? Jacób paso décadas pretendiendo, manipulando, y comparándose en un esfuerzo de ganar por esfuerzo propio lo que Dios le pudo haber dado por gracia. Hay más en la vida que eliminar debilidades o salir hasta arriba. He aprendido que las metas son útiles para motivar nuestras acciones y para medir nuestro progreso. Como humanos, somos criaturas orientadas por metas, y yo creo que Dios nos creó de esa manera precisamente porque Él es un Dios de metas. Un compromiso a las metas equivocados puede crear una ilusión de progreso, ¡pero no traerá la recompensa de verdadero cumplimiento! Alcanzar una meta sólo es tan importante como la calidad de la meta. Ahora se que descubrir quien somos y quienes somos destinados a ser, es un viaje de toda la vida. Me encanta como a Dios no le daba vergüenza estar asociado con Jacób, ¡y tampoco lo está con nosotros! La saga de Jacób me enseño que la vida no es sobre conquistar nuestras debilidades para que por fin podamos vivir felices para siempre. Es sobre vivir ahora, asi como somos, aceptados por Dios y por lo tanto, capaz de aceptarnos a nosotros mismos. Es sobre conocer que somos Jacób e Israel al mismo tiempo. Somos Jacób porque aún luchamos con cosas tontas; pero somos Israel porque Dios mismo ha hablado victoria sobre nosotros. La verdadera realización se encuentra en la aceptación de esas realidades al mismo tiempo. Mientras más entendamos que somos Israel ante los ojos de Dios, menos nos encontraremos actuando como Jacób. Seamos honestos, mientras caminemos sobre este planeta, nunca seremos completamente libres de tendencias como las de Jacób. Pero mientras sepamos que Dios nos ha llamado Israel, nuestro habito de actuar como Jacób no nos puede sostener atrás. Nuestras debilidades, luchas, y errores serán continuamente convertidas en fuerzas a través del poder de Dios. Mientras estudiaba la vida de Jacób, me di cuenta que en la noche cuando lucho contra el ángel, Jacób pensó que se estaba preparando para hacer la paz con Esau. En realidad, Dios lo trajo a ese lugar para que hiciera la paz con el mismo. Jacób tenía que pelear con todo y con todos en un vano intento de encontrar su lugar en el mundo. Israel descansaría en la aceptación de Dios. El nombre Israel no implicaba perfección, implicaba el proposito que Dios traería a través de el, implicaba relación con el Dios que lo amaba como Jacób incluso mientras lo iba transformando en Israel. Jacób sin duda se dio cuenta de algo que vengo a comprender más: “La única verdadera batalla que tengo que ganar es la de adentro, la batalla no es con Esau, la balla es conmigo mismo”. La lucha de Jacób de toda su vida culminó el la realización simple que la vida, con todo su desorden, sus fracasos y sus momentos raros, está destinada a ser vivida a la luz de la aceptación de Dios. La meta de nuestra existencia no es perfección pero relación. ¿Que sobre Pedro? El no tenía mucho que ofrecer, pero por el no tener, el reflejó al único que era su meta. Y las mismas cosas por las que otras personas podrían estar avergonzadas fueron las cosas que lo impulsaron al destino que Dios tenía para el. Su vida no solo era sobre alcanzar por una meta, era seguir adelante, era conocer a Jesús y ser encontrado en Él. Era ser calificado por Dios para cumplir el llamado de Dios. Realmente creo que el llamado principal que Dios tiene para nosotros en esta vida no es que lleguemos pero que alcancemos. Es que, así como Pedro, seamos más enfocados en el viaje de conocer a Jesús y Su voluntad que en un destino. En una manera real, el viaje es el destino y el proceso es la meta. “Alcanzar” se refirió a la experiencia continúa con Dios en esta vida que él sabía que culminaría en la próxima vida. Alcanzar implica proceso, implica cambio, implica relación, implica dependencia. La solución de ser descalificado es conocer a Jesús, es disfrutar los bajos y los altos, los flujos y los reflujos de la vida junto a Él. Es enfrentarte a un futuro incierto, no con el orgullo que viene de auto realización o el temor que viene de auto desprecio, pero con la seguridad que viene de haber estado con Jesús. Sí eres un seguidor de Jesús, ya tienes todo lo que necesitas para una vida segura, satisfecha y productiva. Puedes quitarte las mascaras y la armadura. Puedes parar de compararte, de manipular y de pretender. Puedes dejar de tratar de convencerte que eres capaz y competente en y de ti mismo. Carga en la brecha entre quien eres y todo lo que Dios te está llamando a ser. ¡Es ahí donde el crecimiento ocurre y eso es para lo que la gracia es! – 2 Corintios 3:5-7

img_1706
Estas últimas semanas, Dios me ha mostrado que las complicaciones de mí identidad no son intimidates para Él; que Él no puede bendecir quien pretendo ser. Me enseño que cuando Él me da algo, me da la habilidad para disfrutarlo también; que Él no está enamorado del futuro yo, Él esta enamorado del verdadero yo, incluso de las partes más frustrantes. Cuando descubrí que Dios no estaba enojado por todo lo que hice y era, que Él me amaba así y que estaba y está enamorado de mí, pude realmente encontrar seguridad y descanso en mí alma. ¡Dios no nos necesita porque Él es Dios, pero Él nos anhela locamente y está completamente enamorado de nosotros! Eso me hace enamorarme aún más de Él. Dios me puede amar, usarme y transformarme mas allá de mis expectativas, pero para que eso pase, tengo que ser real conmigo mismo. No más pretender, no más posturas o posar. Tengo que aceptar quien soy antes de que pueda convertirme en quién fui llamado a ser. Muchas veces llegue a pretender ser alguien que no era, alguien “perfecto”, o incluso alguien diferente porque quizás así sería importante, valorado, escuchado, respetado, visto, etc. Ese tipo de presión de pretender y de actuar no viene del dador de cada buen y perfecto regalo. Aprendí que la bendición es encontrada en mi honestidad y transparencia; que Él quiere bendecir el verdadero yo, con mis debilidades, problemas y mi caos. El verdadero yo no es perfecto, pero es ahí donde la bendición es encontrada. ¡Es ahí donde la gracia de Dios es más grande y Su fuerza es más fuerte! Jacób me ha inspirado mucho en esta temporada de mí vida en como lucho, tuvo debilidades y como su vida fue un verdedadero proceso. El reconoció quién era, con todas sus imperfecciones e insuficiencias y se sostuvo de Dios por vida. Cuando por fin aceptó su nombre, ¡Dios lo cambio! O mejor dicho, Dios le reveló su verdadera identidad, le enseño quién estaba destinado a ser todo el tiempo. Jacób aún era Jacób, pero en Dios, ahora era Israel. Jacób aún tenía debilidades, pero en Dios, el era fuerte. Cuando acepto quien soy, Dios trabaja en, al rededor, a pesar, y a través de mis debilidades para bendecirme. Jacób tenía que aprender a aceptar quién era antes de que Dios pudiera bendecirlo. Él se convirtió en Israel cuando aprendió a ser Jacób. Muchas veces me puedo encontrar tratando de ser el primero para tomar un lugar de liderazgo cuando la verdadera grandeza está en siendo el ultimo (Mateo 19:30). Esto es algo con lo que he batallado también, en tratar muchas veces de ser notado por desempeñar en áreas siendo primero u obteniendo la “atención” de todos. Aprender a esperar, a servir y a ser humilde y seguro en Dios, ¡es el camino al verdadero éxito! Volviendo al punto, las bendiciones de Dios en nuestras vidas tienen que ver más con quién es Dios que con quién somos. Hay algo que me marcó mucho, saber que mi debilidad en Dios ya no es debilidad, ¡es fuerza! Es el lugar exacto donde Dios logrará y cumplirá más. Estoy convencido que Dios deja que algunas de mis debilidades se queden por ahí porque me ofrecen una ventana a mí necesidad por Él, me recuerdan en voltearme hacía Dios y en ir a Él constantemente en lugar de confiar en mí mismo. ¡Mis éxitos vendrán de Su bendición! Mis debilidades no son insuperables para Él; hay esperanza en mis fracasos y fragilidades, ¡porque las palabras de Dios acerca de mí triunfan sobre las mías cada vez! Involucrar a Dios en mí identidad y en mí tratamiento es el corazón de ser calificado, de medir, de ser valioso, aprobado y significante. Muchas veces pienso que tengo que ser perfecto para convencer a Dios de bendecirme; así que me esfuerzo por la santidad, el cual está bien, pero lo hacemos para poder convencer a Dios de bendecirnos, y es ahí cuando está mal. Él ama bendecirnos, y no podemos ser lo suficientemente buenos para merecerlo. Dios bendijo al verdadero Jacób, Él bendijo al Jacób frustrante, no al falso o futuro Jacób. Dios lo cuido a pesar de sus debilidades, sus pretensiones, y a pesar de su pecaminosidad. Dios bendijo a Jacób por quién es Dios y lo mucho que lo amó, no porque Jacób era listo y trabajaba duro. Jacób siempre había sido el agarrador de talón, siempre había sido el que perseguía y agarraba a otros. Ahora, Dios estaba agarrándolo a él. Puedo pasar mi vida agarrándome, luchando, pero lo que realmente necesito es que Dios me agarre, que la gracia me agarre. Jacób había nacido agarrando talones, y así fue como vivió toda su vida, pero ahora Dios se estaba sosteniendo de él, y él se estaba sosteniendo de Dios, el único que realmente tiene el poder de bendecirlo. La misma tenacidad de agarrar talones que lo hizo un estafador, ahora estaba trabajando para él, porque lo tenía canalizado en la dirección correcta. ¿Que no es así como Dios trabaja? Toma las mismas características que tendemos a mirar hacía abajo, ¡y las usa para nuestro bien y Su gloria! Es tiempo de dejar ir ciertas cosas y solo agarrarnos y sostenernos de Dios. Deja ir lo que la gente piense de ti. Deja ir de tu pasado. Deja ir de pretensiones. Deja ir de manipulaciones, culpa y vergüenza. Deja ir de la comparación… ¡y sostente a Dios!

img_1468
Como les compartí en el post anterior, Dios me ha hablado mucho sobre mis debilidades y como Él planea en usarlas para mostrar Su poder y Su gloria. Ahora sé que no se trata de lo que yo haga, sino de lo que ¡Él ya hizo por mí!; pero también me ha enseñado que este viaje que es la vida, es un proceso del cual debemos de disfrutar sabiendo que podemos descansar en que Él está en el trono, en control de completamente todo. Antes solía querer llegar a mí destino saltándome los procesos necesarios que necesitaba atravesar para poder estar listo para ese tiempo. Deseaba y luchaba por ser “perfecto” ante los ojos de Dios porque mi mentalidad era que si llegase a ser esa persona, entonces Dios se agradaría y complacería de mí. Creo que muchas veces nos esforzamos demasiado por querer ser una persona “perfecta” y queremos llegar a esa meta sin haber corrido la carrera. Por ejemplo, el proceso de tener hijos nos dice mucho sobre la naturaleza De Dios, ¡Él es un Dios de proceso! Lo mismo es verdad para nuestra vida espiritual. Cuando pusimos nuestra fe en Jesús, eso no fue el cierre de la ceremonia, no fue la meta final. No significo que desde ese momento en adelante pensaríamos, caminaríamos, hablaríamos, y actuaríamos exactamente como Jesús. ¡Colosenses 2:6-7 nos lo dice! Dios nos ama tal y como estamos, pero ¡nos ama demasiado como para dejarnos así! Él no amó para recibir algo a cambio de nosotros, sino para dar todo de Él hacía nosotros. Recibimos a Jesús en un momento en particular, pero eso no era el final de la historia. Ahora necesitamos continuar en Él, vivir en Él, estar plantados y construidos en Él, y ser fortalecidos en nuestra fe en Él. Muchas veces nos preocupamos porque parece que no estamos cambiando lo suficiente rápido. Vemos los fracasos y las debilidades que nos plagan, y nos frustramos así como paso conmigo; pero cuando es sobre arreglarnos, Dios tiene Su propio tiempo. El caminar cristiano no es una línea final. No es un gol o un logro; es una relación continúa con Jesús, es una progresión de crecimiento y de cambio, de aceptar y remplazar, de escuchar la voz de Dios y de vivir en quien dice Él que somos. Es un proceso, y durará el resto de nuestras vidas. ¡Seguir a Jesús es una experiencia continúa y en constante crecimiento! Y mientras más temprano nos demos cuenta de eso y lo aceptemos, más disfrutaremos el proceso. Cuando tenía prisa por cambiar, me di cuenta que la razón de eso es porque los errores duelen. Son dolorosos, vergonzosos, y traen desorden. Yo interpretaba el dolor de mis errores como castigo de Dios, pero ya no lo veo así. Creo que el dolor de nuestros errores puede de hecho ser un regalo para ayudarnos a darnos cuenta de nuestro potencial para el cambio. Dios no necesita que nos pongamos a la altura de un estándar de perfección para sentirse bien de Él mismo como Dios. Dios sabe que ciertas cosas absorberán la vida de nosotros, nos lastimarán, lastimarán a la gente a nuestro al rededor y lastimará nuestra relación con Él, es entonces cuando Él le llama pecado, y Él nos habilita para dejar de hacerlo. Dejemos algo claro, Dios no nos pide que cambiemos porque añade algo a Él. No es para Su beneficio que arreglemos nuestras vidas, es para el nuestro. La obediencia y la santidad que Dios nos pide es para nuestro bien y el bien de aquellos al rededor de nosotros. ¿El corazón de Dios es hermoso no? Regresando al punto, mientras más me arreglaba a mí mismo, más me daba cuenta de cuánto más tenía que arreglar. Es una ironía, pero es la paradoja de la perfección. Nos vendemos a la autoperfección, y años andando por ese camino nos preguntamos porque todavía no somos felices. Sí, debemos de esforzarnos para ser la mejor posible versión de nosotros; pero debemos de darnos cuenta que el autoperfeccionamiento en sí mismo no produce felicidad. Menos fracasos no siempre equivale a una vida más satisfecha. El cambio es bueno, es necesario y es inevitable; pero el cambio por el bien que este puede producir está sobrevalorado. Está sobrevalorado porque hay más en la vida que autoayuda y autoperfección, hay algo mucho más profundo, permanente, y satisfactorio. Ese algo es descubrir nuevas dimensiones en nuestra relación con Dios. Conocer a Jesús es la única cosa que nos puede completar y satisfacer. Fuimos creados con una necesidad de conocer a Dios, y cuando nos volteamos a Él, encontramos la fuente de satisfacción y complemento eterno. El cambio es temporalmente gratificante, pero la relación es perpetuamente satisfactoria. Ese es el punto del proceso; estar con Él, “Continuar viviendo… en Él,” como dice Colosenses 2:6. Jesús no sangro y murió en la cruz para que pudiéramos perfeccionarnos a nosotros mismos, Él no tomo nuestros pecados en Sus hombros para que nos sentáramos y nos criticáramos por no ser perfectos. Yo sentía que tenía que ser perfecto antes de poder ser efectivo. Realmente creo que la autoperfección no es el gol de la existencia humana; lo que si lo es: una relación con Dios es, caminar con Dios, conocer a Dios, seguir a Dios, escuchar a Dios, obedecer a Dios – estas son las cosas por las que la humanidad fue creada. Cuando nos vallamos al cielo, el pecado ya no será un problema. Pero nuestra relación con Dios seguirá por la eternidad, eso debería de decirnos algo: no deberíamos de perder de vista lo eterno en nuestros esfuerzos de mejorar lo que es temporal. A lo largo de mi vida he podido ver como gastamos una excesiva cantidad de tiempo como cristianos examinando nuestras fallas e intentando arreglarlas, esto me incluye a mí. Llegamos a pensar que si relajamos nuestro agarre a la santidad, nos caeremos en las garras del pecado, pero mientras más sigo a Jesús, más me doy cuenta que Sus tratos en nuestra vidas son mucho más seguros que eso. ¡Él es el autor y acabador, Él es el que nos da la voluntad y la manera de obedecer, Él toma la iniciativa, Él toma el liderazgo, ¡Él provee el poder para cambiar! He llegado a darme cuenta que en mis momentos más dificiles o en los momentos donde sentía que nada bueno podía salir de lo que estaba sucediendo, en realidad en cualquier momento, estamos experimentando un cambio profundo y muchas veces sin darnos cuenta. Eventualmente, miraremos hacía atrás y veremos que Dios ha estado haciendo cosas increíbles a lo largo de todo este tiempo transcurrido. Tal vez podemos llegar a preguntarnos, “He tratado de cambiar. He tratado de hacer mejor. He tenido grandes esperanzas y expectativas y fe que las cosas iban a mejorar, pero no lo han hecho, y ahora estamos un poco cínicos. ¿Como nos comprometemos al proceso cuando el proceso no parece estar yendo a ningún lado?” El caminar con Dios por lo general no es una línea recta de aquí a allá. Es un proceso que puede ser un poco desorientador muchas veces, y si no entendemos el elemento del tiempo involucrado, si no tenemos expectativas correctas, podemos acabar desilusionados y derrotados. Quiero compartirles algo que hizo un gran impacto en mí llenándome de esperanza para lo que sea que fuera. La Biblia habla de la salvación en los tres tiempos: pasado, presente y futuro. Cuando ponemos nuestra fe en Jesús, somos salvos. “Porque por gracia, sois salvos por medio de la fe” (Efesios 2:8). Eso es tiempo pasado. Ya está hecho, ya fue cumplido y pasó en un momento. Pero también estamos siendo salvos. Tiempo presente. “Porque la palabra de la cruz es la cura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios” (1 Corintios 1:8). Eso habla sobre el proceso del cambio, del crecimiento y de la profundidad. Y últimamente, está el tiempo futuro. Seremos salvos. “Para una herencia incorruptible, incontamiinada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo prostrero” (1 Pedro 1:4-5). Fuimos salvos, somos salvos, y estamos siendo salvos. ¡No hay duda de eso! Caminar con Dios es una experiencia de toda la vida, y más allá. Sí, ya estamos perdonados, nunca estaremos más perdonados de lo que estamos ahora y nunca seremos más amados de lo que ya somos ahora. Ya hemos llegado, ya somos aceptados; pero al mismo tiempo, será un proceso. Porque estamos siendo transformados y cambiados cada día. Y el proceso no estará completo hasta que veamos a Jesús cara a cara, cuando nos haga como a Él. En esos momentos de fracaso no estaba enojado con Dios, estaba enojado conmigo mismo. Me veía a mí mismo y me decía, “¿Después de todo lo que Dios me ha dado, por que no puedo cambiar? Ahí voy, otra vuelta al rededor de la misma situación. Empezó cuando nací. No se acabara hasta que muera”. ¿Será posible que incluso cuando le estás dando vueltas al mismo problema, Dios está trabajando en tu corazón en un nivel más profundo? ¡Estás cambiando mucho incluso cuando la lucha se siente más fuerte que nunca! Solo porque le este dando vueltas al mismo problema no significa que estoy atorado en el mismo nivel. Y mucho de lo que parece como vueltas insignificantes al rededor del mismo desafío, ¡puede ser practica para la vuelta de victoria por venir! Pero cuando se trata sobre nuestro caminar con Dios, nosotros no empezamos esto en primer lugar, Dios lo hizo. Sí hubiera dependido de nosotros empezar cosas, estaríamos aún lejos de Dios. Pero Dios se acerco, envió a Su hijo. “En que siendo aún pecadores, Cristo murio por nosotros” (Romanos 5:8). Dios entró en medio de nuestro caos y desobediencia, nuestro correr lejos, y negando al que nos creó. Interrumpió el ciclo y dijo, “Mi gracia es suficiente” (2 Corintios 12:9). Anteriormente, cite Colosenses 2:6, “Por tanto de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en Él”. Nótese como termina. Si lees eso como un comando de vivir para Dios, lo estás leyendo mal. No dice andad por Él, dice andad en Él. ¡Es una invitación! Dios no está diciendo, “Si dices conocer a Jesús, más vale que vivas como Él”. Él está diciendo, “Si conoces a Jesús, ¡llegas a vivir como Él!” ¡Es un privilegio y una relación! He aprendido que nuestras luchas no necesariamente significan que estamos distantes de Dios. Muchas veces cuando más estamos luchando, estamos de hecho, más cerca de Él. Estamos más conscientes que nunca de nuestra necesidad desesperada de Él, y Él responde con gracia y paciencia. Esto no es sobre un destino, es sobre un viaje. Y la misma gracia que nos puso en esta relación, es la gracia que nos llevara a través. ¡El final de ti mismo es con frecuencia el comienzo de la gracia! Pon tus ojos en Jesús, y deja que tome las riendas. Él está aún más interesado en tú transformación y Él es más paciente contigo de lo que tú estás. Él está comprometido al proceso, y Él te guiará en cada paso. ¿Como terminaremos la carrera? ¡Viendo a Jesús! Él es el pionero y el iniciador de nuestra fe, y Él es el consumador y el acabador. Si tus pensamientos están en que tan lejos tienes que ir, tus pasos se sentirán pesados e inciertos. Pero si tú enfoque está en que tan lejos Dios ya te ha traido, y si tú seguridad está en lo que Jesús ya ha hecho por ti, la energía para aguantar será tuya. “Acaba lo que empezaste”, el mundo dice. Pero Dios dice lo opuesto, “Solo confía en lo que Yo ya he acabado. ¡Disfruta de lo que Yo ya he ganado!” Jesús murio por ti, y Él resucito por ti, y Él declaró que eres perdonado y libre. Sigue caminado, y da otra vuelta. Él te está enseñando, estás creciendo, te está acercando más a Él. No eres perfecto aún, pero estás en un proceso, y eso es lo que más importa. Moisés, José, Gideón, David, Salomón, Pablo, e incluso Jesús, enfrentaron debilidades. A pesar de eso, ¡Dios cumplio grandes cosas en y a través de ellos! -2 Corintios 3:17-18

img_0829
Hoy les quiero compartir algo con lo que he batallado hasta ahora y que realmente ha hecho un impacto en mi vida. Como hijo de pastores, no ha sido nada fácil como muchos pensarían que es. Poco antes de venirme a Australia a perseguir el llamado de Dios sobre mi vida, puedo decir que me sentía vacío, sin nada que ofrecerle a Dios, sin rumbo, inseguro de mi llamado y proposito en esta vida y descalificado para lo que sea que Dios me ha llamado; me sentía débil y cansado de fallarle a Dios. Incluso llego a sentir muchas veces que mi voz, mi opinion y mis sentimientos no importan a causa de varias ocaciones que me han sucedido a lo largo de mi vida y que aún me siguen persiguiendo hasta ahora más que nunca. Nunca me había sentido tan lejos de Dios y tan desolado. A causa de que mi voz no era escuchada, de que llegue a ser rechazado o un estorbo para muchos, llegue a sentir que igual lo era para Dios, que incluso ni Él me escuchaba. Dios me ha hablado mucho en mi estancia aqui como nunca jamás y sentí en mi corazón que esto podria serte de mucha bendición asi como lo ha sido para mí. He aprendido que hasta que admita mis necesidades, Dios no puede hacer mucho para ayudarme. La grandeza viene de la humildad, no de negar. Mis debilidades se harán fortalezas cuando las acepte, y no las ignore. Dios me mostró que admitir mis debilidades no es dudar, temer, o tener falta de fe. De hecho, es una de la señales mas claras de que tengo fe. Significa que mi seguridad esta puesta en Dios, y no en mi mismo. Significa que estoy lo suficiente seguro de quien es Él para admitir quien no soy. El orgullo es la barrera que te mantiene lejos de recibir fuerza en tus debilidades. Gideón es un personaje que me ha inspirado mucho. Gideón no trato de esconder sus debilidades de Dios, el fue honesto. El le dijo, “Soy débil, no soy nadie, no soy suficiente para esto.” Estas palabras son exactamente las palabras que aún dan vueltas en mi cabeza y las que se han convertido algo constante en mí. Pero Dios me dijo y te dice a ti, “Yo estaré contigo, y vencerás a todos los Madianitas, no dejando a uno solo vivo.” ¡Estas palabras son las que le dijo a Gideón y las que me hablo diciendo que todos mis Goliats serian vencidos! A Dios no le molesta todo esto, Él no esta intimidado por lo que sientes o dices. Él nunca parece verse frustrado con la falta de habilidad de Gideón. Así como Gideón, deseo tomar la valentía y carácter del Dios que me ha llamado. Ahora se que mis excusas no cambiaran la mente de Dios. Ahora se que el empoderamiento de Dios eliminara mis excusas. Sin tan solo tengo fe, creo y obedezco a Dios podré avanzar y tener victoria. Estas cosas son las que realmente importan, no tu estilo de liderazgo, tus habilidades, talentos, fracasos, etc. Lo único que Dios quiere de ti es que tengas fe, que estes dispuesto a obedecerlo porque crees en Él. También me hablo a través de la vida de Salomón. Como Dios estaba maravillado en como Salomón conocía sus propios limites y a donde ir por ayuda. Salomón había llegado frente a frente con sus faltas de calificaciones. Pero en lugar de esconderse de esos hechos o ser aplastado por ellos, el hizo lo que necesitaba hacer. El se volteó hacía Dios. Aprendí que tengo que llevar mis debilidades a Dios en fe, sin condenación o vergüenza. Y si hay alguien con quien realmente me identificó, es con José. Él fue de estar en una prision, a un palacio. Por mucho tiempo me senti en un lugar obscuro, sin autoridad, descalificado, débil, y sin esperanza debido a mis debilidades. Ahora se que así como con José, ¡Dios me llevara de obscuridad total a autoridad absoluta! ¡Esto lo creo para ti también! ¡De debilidad, a fortaleza! He llegado a sentir que el haber estado en el lugar seco y desolado en el que estaba, me hizo perder mi llamado o me alejo de quien soy ante Dios. Ahora se que en Su infinito amor por mí, Él usa y usara esos momentos para fortalecer mi fe, mi corazón y para crecer en muchas áreas de mi vida y para poder seguir transformandome en la persona que Él diseño que fuera, la mejor versión de mí mismo. Tenemos que recordar que es un proceso del cual Él quiere que disfrutemos ya que ahí aprenderemos muchas cosas. Sí José nunca hubiera estado en un lugar tan vulnerable y en un estado tan débil, ¿hubiera tenido la compasión, la sabiduría y la oportunidad para cambiar al mundo y restaurar vidas? ¡Puedes ahora esperar a que tus debilidades sean usadas para la gloria de Dios y para tu beneficio! Si yo nunca hubiera sufrido, sido lastimado, o hubiera tenido dificultad, ¿como podría desarrollar la fuerza que necesito para sostener las bendiciones que Dios quiere traer a mi vida? Creo realmente que Él permite debilidades en nuestras vidas para un contexto que mostrará Su fuerza. Él usa nuestras debilidades como un contraste de Su fuerza. Nosotros vemos lo peor en las debilidades, pero ¡Él ve una oportunidad para introducir Su gracia y Su fuerza! Me guste o no, mis fracasos me ayudan a mantenerme con los pies en la tierra, balanceado, y saludable. Son como los gobernadores de un coche; su función es cortar el suministro de la gasolina cuando las cosas se empiezan a poner emocionantes. Podemos ir muy rápido en la vida. Podemos tener muchas actividades, muchas responsabilidades, muchas relaciones, mucho que manejar e incluso mucho ministerio. Podemos llegar a crecer tan rápido que superamos nuestra capacidad de manejar lo que tenemos. Y tarde o temprano chocamos el coche y tal vez lastimamos a ciertas personas en el proceso. Estoy convencido de que Dios permite ciertos limites porque Él sabe para lo que estamos listos y cuando estamos listos. He aprendido que los limites nos dan tiempo y motivación para crecer en las oportunidades que Dios quiere proveer. Durante el tiempo tan difícil que atravesé de fracaso, Dios me enseño que esos periodos son los que nos habilitan para cumplir nuestro propósito. Los periodos que parecen ser los más ‘improductivos’, con frecuencia se convierten en los más importantes. Lo que esta pasando en ti te prepara para lo que te pasara en y a través de ti. Me han dicho que cuando estas aprendiendo a jugar golf, que si quieres pegarle a la bola más lejos, tienes que reducir la velocidad de tu swing. Esto puede ser un buen consejo para nuestros planes y goles. Ve mas despacio. No trates de siempre aplastar cada oportunidad tan rápido, tan lejos y tan duro. Y a pesar de que no juego golf, puedo aún escuchar a mi papá decirme en mi cabeza de cuando me enseñaba a jugar fútbol. Le pegaba tan fuerte a la pelota que la perdía de vista, y me gritaba, “¡Deja de tratar de matar a la pelota! ¡Solo has contacto!” En lugar de enfurecernos con nuestros limites, necesitamos aprender a escucharlos. A apreciarlos. Dejar que guíen nuestro crecimiento e informen nuestras decisiones. Mantener nuestros ojos en la bola y solamente hacer contacto. Nuestros limites y fracasos son muy buenos también en mantenernos conectados a Dios. Nos ayudan a acercarnos a Él. Nos recuerdan que lo necesitamos, que ¡Él es nuestra fuente de vida y nuestra respuesta! Nuestros limites – muchos mas que nuestras habilidades – nos recuerdan en regresar a nuestra fuente de fortaleza. Nos traen de regreso a Dios, de regreso a la dependencia, a la relación. Yo creí por mucho tiempo que Dios se enojaba conmigo por mis errores. Que se decepcionaba de mí porque me atrevía a mostrar fragilidad. Que estaba asqueado de mis pecados o que mis debilidades provaban su disgusto conmigo. Creo que el problema más grande viene cuando pensamos así. Sí esa es nuestra forma de ver a Dios, entonces nuestras debilidades no nos llevaran hacía Él. Nos llevaran lejos de Él así como lo hizo conmigo y nos llevaran a una existencia dominada por condenación, culpa, legalismo, y tal vez, resentimiento. Acabaremos esforzándonos en arreglarnos a nosotros mismos, en limpiarnos a nosotros mismos y en hacernos dignos ante Dios. O nos daremos por vencidos en el proceso porque no hay esperanza. Realmente creo que Dios no esta molestado con nuestras debilidades como nosotros lo llegamos a estar muchas veces. Él sabe lo que hará con ellas. Él incluso tiene planes para usarlas. Cuando entendí esto, pude acercarme a Dios y ¡quiero animarte a que des ese paso! ¡Lo empecé a ver como mi confidente, mi amigo, y mi Salvador! Incluso cuando fallamos, cuando estamos avergonzados, y cuando somos débiles, ¡Él esta cerca anhelando a que nos demos cuenta que NADA ni NADIE puede separarnos de Su amor! Cuando fracases, úsalo como una oportunidad para aprender y crecer y no dejes que te sostenga hacía atrás como lo hizo conmigo. ¡Corre a Él! ¡Jesús esta más cerca de lo que te imaginas! Deja que tus fracasos sirvan para ti. Deja que te acerquen más a Dios. Falla más cerca – más cerca de Dios, más cerca de la dependencia, más cerca de la fe. Otro beneficio de la debilidad es que nos ayuda a relacionarnos con otros. Con frecuencia nuestras conexiones más autenticas y sinceras con otra gente son hechas a través de debilidades compartidas. La verdadera empatía es un regalo de empoderamiento que le puedes dar a esa persona solamente después de que hayas atravesado algo que revelo tu propia debilidad. Con frecuencia, nuestra más grande influencia es nacida de nuestro sufrimiento y rotura más profunda. Tocamos gente a nuestro al rededor por el dolor y la humanidad que compartimos. Hay algo acerca de las debilidades que abre corazones; desarma al defensivo. Es increible como Jesús hizo su gran entrada a la raza humana como un bebé. ¡Eso dice mucho! ¡Los bebés son de las criaturas más indefensas del planeta! ¡Como un Dios tan majestuoso y tan grande puede ser tan personal y relaciónal! Jesús vivió sin pecado, eso está claro, pero Él experimento cansancio, hambre, sed, enojo, tristeza, tragedia, traición, criticas, tentaciones, persecución, y últimamente, la muerte. Nunca te has preguntado, ¿realmente fue necesario que Él atravesara la infancia, clases de como ir al baño y la pubertad? ¿En verdad tuvo que caminar por este planeta y sufrir por tanto tiempo? ¿Por que no se apareció como Thor, un superhéroe con músculos descendiendo del cielo para salvar a la humanidad? Hebreos nos dice porque incluso Jesús tuvo debilidades. “Porque no tenemos a un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (4:15-16). Mientras que la justicia de Jesús nos salva, su humanidad es lo que nos acerca a Él. Eso es lo que une la brecha entre Dios y el hombre. En Jesús, ¡nuestras debilidades son el arma secreta del cielo! “Pensabas que eras débil, pero eres fuerte. Pensaste que habías fracasado, pero estoy preparándote para tu mayor éxito. Pensaste que eras descalificado, pero tu llamado esta más seguro que nunca” -Dios. 2 Corintios 13:4

img_6167
Lo que les quiero compartir hoy es, Jesús > Religión. ¿Que si te digo que Jesús vino a abolir la religión? ¿Que si te digo que votar republicano no era en verdad su misión? ¿Que si te digo que republicano no significa automáticamente cristiano? ¿Y solo por que llamas a algunas personas ciegas no te da automáticamente visión? Digo, si la religión es tan grandiosa, ¿Por que ha empezado tantas guerras? ¿Porque ha construido tantas iglesias pero falla en alimentar al pobre? Le dice a las madres solteras que Dios no las ama si han tenido un divorcio. Pero en el Antiguo Testamento, Dios le llama a la gente religiosa prostitutas. La religión a lo mejor puede predicar gracia, pero es otra cosa mas que practican. Tienden ridiculizar a la gente de Dios; se lo hicieron a Juan el Bautista. No pueden arreglar sus problemas, entonces solo lo ocultan. No dándose cuenta que la religión es como rociar perfume en un ataúd. El problema con la religión es que nunca llega al núcleo. Es solo una modificación de conducta, como una larga lista de tareas. Como, “hay que vestirnos por fuera, hacerlo ver agradable y limpio”. Pero es chistoso porque eso es lo que le hacían a las momias mientras el cuerpo de pudría por dentro. Ahora, no estoy juzgando; solo estoy diciendo, deja de ponerte un look falso. Porque hay un problema si la gente solo sabe que eres cristiano por tu perfil de Facebook. Digo, en cualquier otro aspecto de la vida, sabes que esa lógica no vale la pena. Es como decir que juegas para los Lakers solo porque compraste la camiseta. Este era yo también, pero nadie parecía estar conmigo. Actuando como un niño de iglesia mientras adicto al alcohol. Los Domingos iba a la iglesia y los Sábados me emborrachaba. Actuando como si hubiera sido creado para solo tener sexo y emborracharme. Pasé toda mi vida construyendo esta fachada de pulcritud. Pero ahora que conozco a Jesús me glorío en mi debilidad; porque si la gracia es agua entonces la iglesia debe de ser un mar. No es un museo para gente buena – es un hospital para la gente lastimada y necesitada. El cual significa que no tengo porque esconder mi fracaso; no tengo que esconder mi pecado. Porque no depende de mi, depende de Él. Porque cuando era enemigo de Dios y claramente no un fan, Él miro hacia abajo y dijo, “Quiero a ese hombre.” El cual es el porque Jesús odiaba la religión, y por eso los llamó insensatos. No ves mucho mejor que solo seguir unas reglas. Ahora déjame dejarlo claro – amo a la iglesia, amo la Biblia y si, si creo en el pecado; pero si Jesús viniera a tu iglesia, ¿en vedad lo dejarían entrar? ¿Te acuerdas como fue llamado un borracho y endemoniado por gente religiosa? Pero el hijo de Dios nunca apoyo la justicia propia – no ahora, y no en ese entonces. Ahora de regreso al punto, una cosa es vital para mencionar. Como Jesús y la religión estan en diferentes espectros. Uno es el trabajo de Dios, y el otro es un invento del hombre. Una es la cura y el otro es la infección. Porque la religión dice “haz”, Jesús dice “hecho”. La religión dice  “esclavo”, Jesús dice “hijo”. La religión te pone en esclavitud, mientras Jesús te hace libre. La religión te hace ciego, pero Jesús te hace ver. Y es por eso que la religión y Jesús son dos diferentes clanes. La religión es el hombre buscando a Dios; el cristianismo es Dios buscando al hombre. El cual es el porque la salvación es mía gratuitamente, y el perdón es mío. No basado en mis méritos, pero en la obediencia de Jesús solamente. Porque tomó la corona de espinas, y la sangre se le escurrió de Su cara. Tomó lo que todos nosotros merecíamos – creo que es el porque se le llama gracia. Y mientras siendo asesinado, Él grito, “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”. Porque cuando estaba colgando en esa cruz, estaba pensando en ti. Y absorbió todo tu pecado y lo enterró en la tumba. El cual es el porque estoy hincándome en la cruz, diciendo, “Ven, hay espacio”. Entonces para la religión – no, la odio; de hecho la resiento literalmente. Porque cuando Jesús dijo, “Consumado fue,” yo creo que Él lo dijo en serio.

img_5974
Que vista! Y a vista me refiero a ese hombre con panza de 7 meses de embarazo. ¿Porque 7 meses? Pues porque es el numero de Jesús y no se me ocurre otra cosa. Y solo para que sepan, un hombre sin panza es como un cielo sin estrellas. La verdad es que los cielos declaran Su gloria. Su creación proclama la obra de Sus manos! No quería el cielo sin nostros, asi que Jesús trajo el cielo abajo. Desde que abro mis ojos puedo sentir como me dice cuanto me ama con tan solo el hecho de que me da otra oportunidad de conocer mas de su amor y vivir en el. Es increible la manera en que Dios nos dice cuanto nos ama, incluso a traves de las cosas mas mínimas! Su amor es como un océano; puedes ver su comienzo pero no su final! Esta foto me la tomo un amigo en un acantilado medio alto con piedras abajo y les confieso que senti mariposas pero de los nervios de caer o a que un fuerte viento me empujara como en muchas películas suele suceder. Hoy les quiero compartir algo que Dios me ha estado mostrando y tratando en mi vida como todo lo que les he compartido. Muchas veces podemos limitar las decisiones de Dios a nuestras ideas. Él puede estar pensando en algo mas grande que tu. Sus pensamientos no son los mismos que los nuestros y sus caminos no son nuestros caminos. No tengas miedo de las oportunidades locas que Él te de. Las decisiones de Dios, que muchas veces parecen ser locas o no tener sentido, producen bendiciones locas y asombrosas! Las decisiones vienen con etiquetas de advertencia, pero por su gracia sabras que decisión tomar cuando tengas que tomarla. Lo que tiene sentido para Dios es loco para ti, y lo que tiene sentido para ti es loco para Dios! No tengas miedo cuando tu plan no haya funcionado como esperabas. Lo que Él tiene planeado es mucho mejor que lo que hayas planeado. La gente a lo mejor pudo haber apostado contra ti y pudieron haber dicho que nunca lo lograrías, pero Dios te escogió aun así! Eres la elección loca de Dios! No puedes dejar que la gente te defina por como te conocieron. Donde ellos pusieron un punto, Dios puso una coma. No te preocupes cuando la gente no te acepte, no necesitas su aprobación para validar el nombramiento y colocación que Dios ya ha hecho sobre ti. “Mayor es el que esta en ti que el que esta en el mundo!”(1 Juan 4:4). Creo que Dios esta a punto de hacer algo por ti que no se puede explicar! No te pierdas de lo que Dios quiere hacer solo porque sus opciones parecen locas. Lo que tiene guardado para ti no es nada comparado con lo que tienes en mente. Tienes mucho en ti como para quedarte en donde estas. Tu destino es demasiado grande como para quedarte estancado! Todo lo que tenía sentido para ti tuvo que caer para que algo que nunca viste venir pueda caer en su lugar. Ninguna estrategia que tengas estará de cerca a ser efectiva a lo que Dios está a punto de hacer en ti! Ojos no han visto, oídos no han oido, tampoco ha entrado a tu corazón lo que Dios tiene guardado para ti! (1 Corintios 2:9) . Necesitamos quedar asombrados por Dios y no por nuestros problemas. Las decisiones que tomamos determinan la experiencia que estamos teniendo en la vida. El poder de tomar decisiones es uno de nuestros regalos de Dios. Poder sin organización y estructura lleva a destrucción. Ten cuidado a quienes traes a tu equipo, mucha gente tiene poder e influencia, pero no tienen orden. Muchas veces necesitas estar cómodo con un asiento vacio. Es mejor tener un asiento vacío que poner a la persona incorrecta en el. La presencia de Dios esta en la brecha de tu vida, Él llena el vacío. Espera en el Señor, pon tu confianza en Él y deja que te guíe. Si tomamos mejores decisiones, podemos ser felices y tener paz. Deja ir aquello que no funcionó. No estarías aqui si Dios no tuviera otra victoria en frente de ti! Dios no parara todas las dificultades, pero Él te dara la fortaleza, el poder y la gracia para atravesarlas e ira contigo! He aprendido a lo largo de mi vida y mas al haber venido hasta Australia que cuándo Jesús te pide que dejes algo, es porque Él tiene algo mucho mejor para ti. La vida consiste en confiar en Jesús! Deuteronomio 31:8

img_0332
Ya se podrán imaginar de que les compartiré esta vez pero aun asi quiero compartirles algo que ha estado en mi corazón y la manera en que puedo ver mas claro estando aqui como Dios esta formando esa vasija de mi. Esta foto la tome en una tienda donde vendían vasijas y otras cosas hechas a mano para decoración en un pueblo un poco retirado de la ciudad. Me encanta poder capturar momentos asi y poder usarlos para inspiración. Dios me mostró que cuando estas en un ciclo de giro todo puede parecer patas arriba, es un ambiente caótico. El ciclo de giro no te da el lujo de estar cómodo. Creo que Dios te esta girando para transformarte de fe en fe y de gloria en gloria para traerte a un lugar fructífero! Asi como el alfarero forma el barro, estas siendo formado en el giro en medio de un ambiente inestable, pero estas creciendo mientras giras. A lo mejor no puedes apreciar tu crecimiento porque estas girando en la rueda. A lo mejor no puedes apreciar el toque del Maestro, pero es la combinación del giro y el toque que forma la vasija. El toque sin el giro solo dejaría un hoyo, y el giro sin el toque dejaría un caos sin formación. Somos formados en el giro, cuando Dios se prepara para hacernos Él nos pondrá en un ciclo de giro. La fe es probada en el ciclo de giro! (Isaias 29:16-18) Dios esta tratando de romper tu normal! Tienes que escoger si quieres tu bendición o tu normal! Nunca te pedirá que dejes algo sin darte algo a cambio mucho mejor. El alfarero recicla y reforma nuestras vidas en la rueda del alfarero. Él esta transformándonos en el ciclo de giro y el giro no parara hasta que cambiemos formación. Tienes que dejar ir quien SOLÍAS ser para convertirte en quien fuiste LLAMADO a ser. Dios esta haciendo algo nuevo en ti! (Isaías 43:19) Dios nos ama a pesar de nuestros defectos, grietas, y rupturas. La belleza de Dios esta en sus cicatrices. Hay belleza en las tuyas. Él quiere hacer cosas hermosas de tus pedazos rotos. Él esta rompiendo cada barrera y cada fortaleza en el giro de tu vida! El alfarero se quedara una vasija rota y volverá a hacerla, otra. Él tomara una víctima y hara una vasija. Me enseño que la actitud del barro tiene que permanecer contenta. Cuando estas en la rueda necesitas estar estable, inquebrantable, e inmutable. Has aprendido como ser constante en el giro mientras la rueda esta girando. Esta es tu temporada de ver a Dios trabajar en tu ciclo de giro! (1 Corintios 15:58) Creo que esta es definitivamente nuestra temporada de redefinirnos! Dios te esta preparando ahora para algo mas gratificante de lo que te hayas imaginado. Sigue honrándolo! Muchas veces queremos el resultado final sin los procesos gloriosos que vienen con el territorio. Hay tantas lecciones que se aprenden durante el camino y esa formación! Y asi como el alfarero con el barro, Dios esta mas interesado en hacer un trabajo en ti… antes de que haga algo a traves de ti.

img_5682
Tanto trabajo me cuesta tomar fotos asi como para que no estén en la portada de una revista. La verdad no me costo trabajo pero, ¿A poco no esta como para tenerla en un cuadro colgada arriba de tu cama? Puedo aun sentir esa adrenalina de haberme parado sobre una piedra inclinada hacia el mar donde hay tiburones blancos esperando a que alguien tomando fotos por accidente se caiga. Solo para que sepan, el mar, donde no sabes que hay debajo de ti  (tiburones probablemente) es uno de mis miedos mas grandes que tengo que vencer. Mi expectativa de obtener una gran foto como esta era muy alta pero para poder tenerla, tenía que arriesgarme un poco. Hoy quiero compartirles algo que Dios me mostró a traves de este evento y esta foto, algo que yo aún sigo viviendo pero que Él esta tratando en mi. Cuando funcionas en un nivel bajo de expectativa, recibirás en el nivel de tus expectativas. Muchas veces puedes construir una rutina al rededor de tu normal por las bajas expectativas. En Hechos 3, el hombre cojo estaba sentado en la puerta llamada Hermosa, pero su discapacidad lo mantenía de ir mas allá de la puerta. Cuando has sido cojo toda tu vida, desarrollas una norma al rededor de una situación desagradable. Construyes una rutina al rededor de lo que piensas que no puedes cambiar. Pero tu vida no tiene que ser rutina, la puerta te da acceso a potencial y oportunidad! Levántate y ve a través de la puerta! Creo que estas siendo listo para caminar hacia una dimensión que nunca has visto antes! Donde Dios esta a punto de llevarte, gente que te vio en una dimensión no te reconocerá en la próxima dimensión. En Hechos 3: 1-8, Pedro y Pablo le hablaron a la condición del hombre y le mando a que se levantara y caminara! El hombre cojo se levanto y empezó a caminar, a saltar y a alabar a Dios en el templo. Cuando la gente lo reconoció, estaban maravillados! Tienes que estar al rededor de gente que te impulsara hacia arriba! Gente que te desafiara a romper con tu rutina y a salir de tu estado de discapacidad. Cuando Dios toca tu lugar de disfunción, todo en tu vida esta por saltar! La religion tiene su propia rutina, pero la relación siempre romperá la rutina. La religion te conforta en tu crisis, te aventara monedas en tu vaso, pero no te puede levantar! Cuando tienes una relación con Jesús debes de estar expectante por algo diferente cada dia de tu vida. Cuando eres expuesto a la relación, siempre romperá con la rutina. Necesitas tener disciplina para tener las cosas que Dios tiene para ti! Hebreos 11:6 dice, “Sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galadornador de los que le buscan.” Dios te dara una respuesta inmediata a un problema de largo plazo, por el nivel de tu expectativa. Tu fe esta diseñada para levantar tus expectativas, toma valor el levantarlas al próxima nivel. Por mucho tiempo yo estuve en mi zona de comfort donde nada sucedía y llegue a acostumbrarme a estar en ese estado. Es tiempo de salir de nuestra zona de comfort y alcanzar algo aun mas grande! En Hechos 3, ellos pusieron al hombre cojo en la puerta llamada Hermosa todos los días, el estaba atorado en un rutina. Cuando acabas en el mismo lugar todos los días pierdes tu pasión, ya no eres desafiado por la vida y estas atorado con expectativas bajas. Si todo lo que has visto es la discapacidad, entonces nunca desarrollaras un apetito por plenitud! Para matar a la familiaridad, necesitas estar expectante. ¿Tienes el valor para levantar tus expectativas? Tus prioridades deben de tener tu energía, no tus parámetros. Nada que te detenga hacia atras de tu destino debe de tener tu energía! Mantente enfocado y fiel a eso que Dios te ha llamado! Y asi como con el hombre cojo, por cada dolor en tu corazón hay una estrategia. Dios no causa que pasen malas cosas. Pero Él es el UNICO que se puede maximizar en tu dolor y usarlo para Su gloria! -Salmos 13:5

fullsizerender
No sé porque muchas veces las fotos que tomo no tienen nada que ver con lo que digo. Esque la verdad me encanta presumirles las fotos tan buenas que tomo como esta que tanto trabajo me costo tomar con mi celular en un barco, moviéndose. Les confieso que estaba demasiado emocionado por subirme al barco y ni si quiera se porque. Mi emoción era tanta, que llego al punto en el que al subirnos, la tripulación empezó a regalar gorras a los que se subían por primera vez a un barco y me pusieron una en la cabeza sin haber tenido que alzar la mano. Mi emoción ya era doble, un viaje en barco y una gorra. Por cierto, esta foto fue tomada saliendo de una bahia de la ciudad de Sydney rumbo a una pequeña ciudad un poco retirada. He tenido algo en mi corazón que les quiero compartir que experimente en mi estancia en Sydney y que Dios sigue tratando en mi y pues como esta fue la única foto tan increible que tome, quiero relacionarla con el agua que sale en la foto. Este post es el mas largo y probablemente sera el mas largo que escribiré, pero quiero animarlos a leerlo todo ya que estoy seguro que sera de bendición para sus vidas asi como lo fue para mi. Leyendo Éxodos 15, Dios puso en mi corazón que asi como el barco me llevo a donde tenía que ir, si lo permites, Él te conducirá al lugar que tiene preparado para ti. “Confía en el Señor alma mia y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos y Él enderezara tus pasos” (Prov 3:15). Tu situación puede parecer imposible, pero Dios tiene un camino incluso cuando no vemos un camino. Dios te quiere introducir y plantar en ese lugar que Él específicamente ha preparado para ti, el lugar que con sus manos ha afirmado! Dios hara maravillas y milagros para abrirte el paso hacia tu destino! Aparte de redimirnos como a los hijos de Israel, Él nos lleva y guía con su amor misericordioso! Si queremos una oportunidad, una puerta abierta, y caminar en tierra tierra seca, necesitamos confiar en Él y saber que Él es Dios! El desierto no será fácil, puedes sentir que te falta agua, te sientes sin ganas de continuar, débil, dudando, sin esperanza. Empiezas a preguntarte que ¿como le vas a hacer? Empiezas a buscar soluciones y dejas de confiar en que Dios es el unico que te puede sacar y llenar ese vacío, esa necesidad, esa sed. Donde has estado bebiendo puede saber/sentirse amargo y se convierte en algo que no te esta haciendo bien, algo que no te llena. Puedes haber visto milagros y maravillas de Dios y aun sigues dudando y  no confiando en Él. Necesitamos confiar en Él, incluso cuando no tenemos ganas o no queremos. Confiar en que Él siempre proveerá nuestras necesidades. Pudiste haber tenido muchos encuentros con Dios, pudiste haber visto milagros y maravillas al rededor de ti y haber visto como Dios obro, utilizo y saco a gente de la esclavitud y llegas a un punto en el que aun sigues dudando, sediento, sabiendo que Él esta ahi pero no confiando en Él. Necesitamos pedirle todos los dias a Jesús que llene nuestros vasos. Él es el unico que puede llenar nuestros vasos y quitarnos esa sed. Nada puede satisfacer nuestra alma como Dios. Tu milagro puede estar en frente de ti! Dios te puede estar hablando a traves de lo más insignificante! Él es ese palo de madera en nuestras vidas en Éxodo 15! De una vida sedienta, sin esperanza, y sin idea de que sera de ti, Dios viene y toca esas aguas amargas en tu vida. Él hace dulce lo que parecía muerto y sin vida! No entierres lo que Dios te dio. Aunque parezca que esta muerto; es solo cuestión de tiempo antes de que Dios lo traiga de vuelta a la vida. No entierres tu milagro. No entierres tu promesa. No entierres tu destino. No entierres tu gozo. No entierres tu integridad. No entierres tu alabanza. Aunque parezca muerto y sin vida; entrégaselo a Jesús. Por seguro, volverá a la vida! Cuando escuchas lo que Dios te dice, serás bendecido! Tenemos 2 opciones: regresar a las cosas pasadas y dejar que eso nos consuma con mediocridad, o dejar que Dios nos sane de ese pasado y nos lleve a nuevos lugares, lugares que si lo escuchamos y obedecemos, serán lugares llenos de vida y lugares espaciosos! Cuando honras a Dios y eres fiel, no tendrás que ir buscando por bendiciones; las bendiciones te encontraran! No te olvides del Dios de la bendición cuando hayas recibido una bendición. Saltandonos a Éxodo 19, podemos ver como los Israelitas por fin llegan al Monte Sinai. Cuando llegaron, Moises subió para encontrarse con Dios. El Señor le hablo a Moises y le dijo que le dijera a Israel, “Vosotros visteis lo que hice a los egipcios y como os tome sobre alas de águilas, y os he traido a mi. Ahora, pues, si diereis oido a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa” (v4-6). Moises bajo y le dijo a la gente lo que Dios dijo y la gente decidió escuchar y obedecer. Dios los había liberado de los egipcios, de la mano del Faraón. Ellos habían visto el Nilo convertirse en sangre. Ellos habían escuchado el llanto de los egipcios en medio de la noche cuando Dios se llevo a los primogénitos. Ellos habían experimentado la distinción que Dios había hecho en su nombre en plaga tras plaga. Ellos habían caminado a traves del mar en tierra seca. Ellos habían celebrado cuando Dios trajo el mar para abajo sobre los egipcios y su ejercito que estaban sobre sus tobillos. Ellos incluso habían visto lo que Dios le había hecho a los egipcios para obtener su libertad. Mas, ellos habían experimentado la protección del ala de águila de Dios en el desierto. Ellos tomaron agua agria hecha dulce. Ellos se juntaron y comieron maná todos los días. Ellos festejaron con codornices. Ellos bebieron de una peña. Y se les fue dada la victoria sobre Amalec! ¿Y cual fue el proposito de esta liberación y cuidado de águila? ¿Para traer justicia a una gente oprimida? Bueno, si, pero mas. ¿Para satisfacer las necesidades de Israel? Bueno, si, pero mas. ¿Para demostrar el poder asombroso de Dios? Bueno, si, pero mas. El mas es, “Para traerte a Mi”. El proposito de Dios en todo esto ha sido el traer a Israel a Él. Desde el llamado de Moises en el arbusto quemándose, a traves de las plagas, el mar, y el desierto, el proposito de Dios ha sido traer a Israel a Él. El gol no fue meramente la liberacion de Egipto, pero liberacion a Dios! Las alas de águila no eran meramente provision para otro dia, pero para traer a Israel a este lugar de encuentro. El proposito de Dios de salvación era traer a Israel a Sinai, traer a Israel al lugar donde se había encontrado con Moises, para traer a Israel a Él. Creo que muchas veces tenemos una tendencia terrible y profunda en parar lejos del proposito de Dios. Nos encanta la idea de “liberacion de”, de lo que sea que “de” sea. Es ahi que muchas veces donde queremos que el trabajo de Dios termine: con nuestra libertad para hacer lo que querramos, para ir en el camino que querramos. Queremos la liberacion de las cosas que parecen aprisionadas, y llamamos a Dios para que nos libre. Pero en lo que no nos damos cuenta, o con lo que no queremos lidiar, es que Dios nunca libera por mera libertad. Liberación es siempre para “Traerte a Mi”. Es liberación “A” y no liberación “De”, liberación para venir a y permanecer en Dios. Asimismo con provisiones: imploramos a Dios que provee para nosotros, para satisfacer nuestras necesidades diarias, y muchos deseos también. Es ahi donde nuestras oraciones muchas veces paran. Son oraciones de carrito de compras. No hay nada malo con oraciones de carrito de compras – Jesús nos enseño a orar, “Danos el pan de cada dia”- pero el proposito final de Dios es hacer mas que llenar nuestros carritos. Asi como cuando tome el bote y pase por lugares bonitos y feos para llegar a mi destino, Dios usara esos lugares por los que hemos pasado en nuestras vidas para traernos a Él. Dios no nos deja donde estamos. Él nos pondrá en situaciones para separarnos de lo que nos esta limitando y para sacarnos aun mejor! Las provisiones no son un final de ellos, pero meramente para traernos a Sinai/Calvario, para traernos al lugar de encuentro, un lugar de pacto. Tenemos que buscar el Reino primero! Y confiar en Dios, en que Él proveerá las provisiones. Dios ha actuado y Jesús nos ha llamado, no meramente para librarnos, no meramente para satisfacer nuestras necesidades, pero para traernos a Él, para poder vivir en pacto con Él. Si escuchamos, si respondemos apropiadamente a lo que ya hemos visto a Jesús hacer, entonces Él hara aun mas. La salvación que hemos experimentado crecerá de liberación y provisión a carácter santo, mediación, y revelación. Has visto lo que Dios ha hecho, por lo tanto escucha con atención y permanece en Él, y te asombraras por lo que Dios aun hara en ti! –Salmos 18:19

image
Nunca subo fotos así de mí pero esta vez será una excepción ya que al recibir esta foto que me mando un amigo, me gusto y pues me inspire otra vez. Mientras tu camino vuelve a tomar ruta para continuar tu viaje, es importante confiar en Dios. También tienes que estar dispuesto a tomar pasos grandes mientras alabas a Dios al mismo tiempo. Salmos 15o dice, ¨Todo lo que respire alabe al Señor!.¨ Tu alabanza es la llave para abrir las nuevas rutas que debes tomar en tu nuevo viaje. Muchas veces cuando nuestros pasos están siendo ordenados en nuevas direcciones, nuestro enfoque esta puesto en el problema y no en la promesa. La promesa definitivamente se cumplirá. Tenemos que hacer como dice Pablo en Filipinses 3:13-14, olvidando esas cosas que están detrás de nosotros. Necesitamos proseguir hacia la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Jesús. Cada paso aumenta tu fe y esta fe te llevará durante tu camino que está tomando ruta. No solamente con tomar el paso de fe, pero también es importante que alabes a Dios en cada paso que tomes. La frustración en tu camino buscando ruta te catapultara a un lugar de alabanza indignada. El tipo de alabanza que David ejemplificó en 2 Samuel 6:14. Tu alabanza tiene que ser intencional con cada paso que des mientras abres la puerta para tu siguiente paso. Con cada paso, alaba mientras Dios mueve tu ruta más lejos, toma ese paso y alaba! Sigue moviéndote hacia adelante, da un paso, alaba y sigue repitiendo mientras Dios te redirige a tu promesa! Sigue adelante y alaba en tu camino a través del dolor de la cicatriz. Tu alabanza causa el movimiento en la atmósfera y permite que tu propósito sea desbloqueado. Tu alabanza es la conexión a tu propósito!  Alabalo hoy por la búsqueda de tu propósito! Cuando alabas a Dios, cadenas son rotas! Se levantaran las cargas y yugos serán destruidos! Alábalo en espíritu y en verdad. Jesús es el unico que puede arreglar los problemas en tu vida. Él esta haciendo un camino para ti, Él esta abriendo puertas para ti! Él esta yendo delante de ti y haciendo los caminos rotos derechos. Él restaura tu alma y te lleva a un camino de rectitud para su gloria! Si Dios esta contigo, ¿quién podrá contra ti? Tu fuerza esta en tu alabanza! Toma el siguiente paso grande hoy! Sostente a sus promesas. Los obstáculos y tribulaciones desarrollarán tu perseverancia, carácter y esperanza en Dios. No permitas que tus retrocesos te saquen del juego! Permite que tu cambio de ruta te posicione para la disposición. David cambio su plan, cambió su paso y cambió su posición para moverse a través del cambio de ruta. Si estás siendo redirigido, ten por seguro que Dios tiene un nuevo plan para el viaje. Muchas veces lo que parece como algo malo o un ataque, es de hecho una bendición! Tendemos a alabar a Dios cuando obtenemos nuestra bendición o milagro. La verdadera prueba de tu fe será en como responderás cuando Dios no esté respondiendo. Siempre pienso en este imagen cuando me llegó a encontrar en situaciones así:´Dios es el sol, tú una flor y habrán veces en las que las nubes taparan el sol y vendrá la tormenta.. Pero el sol sigue estando ahí!’. Dios esta justo ahí en tus tormentas a pesar de que las nubes lo lleguen a tapar y no lo veas o sientas. Caminos difíciles con frecuencia llevan a destinos hermosos. Confía en Él y en el proceso. Mantén la cabeza arriba. Sigue hacia adelante! –Salmos 9:10

image
Dicen que las fotos traen recuerdos a muchos pero a mí la verdad me traen inspiración. Esta foto es mi favorita de la ciudad de Sydney. Durante nuestro camino a nuestro destino (la casa de la ópera) nos encontramos con un camino sin salida y fue ahí donde aproveche para tomarla. Tomamos este camino ya que era el más corto sin saber que no abría entrada a donde queríamos llegar. Al final, tuvimos que tomar el camino largo rodeando todo un parque para poder llegar. Sin pensarlo, volveria a hacerlo todo por volver a vivir esta experiencia. Me hace pensar en Éxodo 14, como muchas veces Dios te puede enviar por esos caminos en el desierto de soledad o dolor para prepararte y llevarte al lugar extraordinario. Dios te tiene ahí a propósito, para un propósito! Las cosas que aprendes ahí son esenciales para el lugar extraordinario! Él quiere que recojas las habilidades que aprendiste ahí para usarlas en el lugar extraordinario. Él no siempre nos llevará a la promesa por una ruta que tiene sentido; no siempre es una línea recta. Si eliges la incertidumbre de la separación de lo que has conocido siempre sobre la seguridad de la esclavitud, podrás avanzar y tener victoria. Dios le dijo a los Israelitas que dieran la vuelta por el camino largo llevándolos hasta el Mar Rojo donde no había una salida causando temor en ellos. Acamparon junto al mar! ¿Cuántas veces nos hemos dado por vencidos en nuestro camino al destino porque pensamos que una puerta ha sido cerrada y ya no hay salida o estamos muy lejos? Los judios estaban justo junto al mar acampando! Su salida estaba justo en frente de ellos! Tu puerta puede estar justo en frente, tu oportunidad para salir y seguir adelante hacia lo que te espera, hacia lo que Dios tiene para ti! Él puede convertir tu muro o imposibilidad en una puerta o escalón para lo próximo! Puedes llegar a sentir que estás en un camino sin salida, pero es ahí justo donde Dios te quiere. Es ahí donde Dios mostrará su poder en tu vida, su posesion por ti, y que Él está para ti y no contra ti. Es ahí donde Él te sacara! Él hará un camino de ningún camino. Él final de ti mismo es el comienzo de la gracia. Sigue avanzando, sigue confiando, sigue creyendo. Él hará! Sabes que está increíble? Que lo que tú ves como retrocesos Dios los ve como disposiciones para llevarte a donde debes de estar. No te des por vencido en los caminos sin salida! Él los quiere convertir para algo más grandioso y maravilloso! Éxodo 14:1-4

image
¿No les pasa que cuando van a un lugar nuevo a conocer lo primero que hacen es sacarle fotos a lo primero que se encuentren? Dándose a conocer de inmediato como turistas cavernícolas descubriendo fuego. No sé que me ha dado por ser parte de ese grupo de los que toman las fotos más raras. Como pueden ver, esta si se llevó el premio de mis 34 intentos y hasta la mande a National Geographic pero me mandaron por un túnel así como el de la foto. Al menos me hace pensar en cómo muchas veces en esta vida pasamos por lugares oscuros, muertos, sin sentido de proposito, llenos de dolor, de dudas, y de temor. Esta foto me recuerda mucho a ese tiempo en el que pase por ese lugar sin saber a dónde ir y aún sigo pasando pero ahora sabiendo que hay una luz que me guiara si tan solo confío y sigo adelante. Es importante darse cuenta que cuando cosas pasan en nuestra vida no están siempre pasándote a ti, muchas veces cosas están pasando PARA ti. Esa cosa que has estado tratando de cambiar, Dios la esta usando para cambiarte a ti. Dios va a renovar tu fe y a fortalecerte! Su fuerza es hecha perfecta en tu debilidad! Él me dio visión donde parecía que había un callejón muerto y oscuro. Creo que Él va a abrir tus ojos para ver esos lugares muertos y los traerá de vuelta a la vida, así como lo hizo conmigo. Si te ha llamado a eso, Él te llevará a través de eso! Confia en que Dios pondrá Sus ojos, Sus manos y Su boca en tu vida. Yo tomé la decisión de caminar a través de esos lugares sabiendo que El iría detrás de mi protegiéndome, adelante de mi abriendo el paso y a un lado de mi sosteniendo mi mano. Si vas a querer ir detrás de las cosas que Dios tiene para ti, tendrás que estar dispuesto a pararte e ir por encima de esos lugares muertos y oscuros. Él irá contigo! 2 Reyes 4: 32-37

image
Siempre que veo esta imagen se me pone la piel chinita. Esta es una de las muchas cosas tan increibles que estoy viviendo al otro lado del mundo y que les quiero compartir. Como ven, somos puros hombres unidos por una sola causa – Jesús. Cuando la veo, no puedo evitar en pensar en las historias de como Dios obró, uso y mostro su bondad y amor en la vida de cada una de estas personas y por lo que tuvieron que pasar para llegar a este lugar. Si existe una palabra para describir esta foto y creo que a muchas personas más (incluyendome), sería, “De Lodo a Diamantes”. A Dios de alguna manera le encanta poner sus manos en el lodo, el lodo de nuestras vidas. ¿Que es el lodo en nuestras vidas? Pueden ser las cosas que escondemos, inseguridades, dudas, miedos, rechazo, dolor, etc. En Juan 8, ‘La mujer adultera’ fue encontrada sucia, avergonzada, no deseada, poco probable, y no vista. Un diamante no es encontrado brilloso. Los diamantes son encontrados en el lodo. En esta historia habia un diamante esperando a brillar. Dios usa lo no notado, lo no deseado, lo no visto, lo poco probable para un proposito mas grande! Él empieza a redefinir ese diamante. No te des por vencido en Dios cuando el proceso empieze porque es ahí donde Él te va a redefinir, a pulirte, y a darte forma. No te des por vencido en el proceso! Los diamantes tienen valor. Para Jesús, esta mujer tenía un valor increíble. Él puso valor en ella donde la muerte la abundaba. Dios vio algo en ella que nadie más vio, vio hermosura y belleza esperando a ser sacada. Él siempre ve lo mejor en nosotros. Nunca perdemos ni perderemos nuestro valor antes Sus ojos. Pero también necesitamos empezar a ver el valor en nosotros! Porque cuando dudas de tu valor, dudas de tu Creador. Un diamante refleja luz desde cada ángulo! ¿Sabías que un diamante tiene 52 ángulos? Dios se quiere reflejar en cada ángulo de tu vida pero necesitas primero lidear con el lodo en tu vida antes de poder reflejar Su luz. Los diamantes reflejan y brillan! Brillar es mejor que gritar. No necesitas gritar cuando estas brillando. Esto es algo que veo aquí, “De Lodo a Diamantes”. Creo que es importante abrocharte a una familia de gente así para poder despertar el extraordinario! Necesitamos estar fuertemente conectados a Dios pero también a Su gente! Malaquías 3:17 

image
Antes que nada, no tengo las palabaras para agradecerle a Dios por las oportunidades ganadas y las oportunidades perdidas, por las temporadas buenas y las temporadas malas, por las pruebas y las victorias, por mi peor dia y mi mejor dia. Todo ha servido para un proposito y me ha moldedo y me sigue moldeando en la persona que Él tiene planeado que sea, la mejor versión de mi. Es hermoso saber que nada en nuestras vidas es desperdiciado en Dios, que de alguna manera, Él teje todo para un glorioso futuro como solo Él puede. Como pueden ver arriba, Dios me sigue sorprendiendo cada dia. Y todo por lo que tuve que pasar valio la pena ya que Él lo uso para traerme a este momento. Uno de los sueños y anhelos de mi corazón lo cumplio despues de esperar por mucho tiempo. Sin duda alguna, Dios le da lo mejor a Sus hijos para que ellos puedan dar lo mejor para Él y por Él. Nada puede describir lo agradecido, feliz y emocionado que estoy por esta nueva temporada y etapa de preparación. Quiero compartirles este sueño y agradecerles tambien ya que todos forman parte de el y sin ustedes tampoco hubiera sido posible. Creo en verdad con todo mi corazón, tengo fe y esperanza que lo mejor aun esta por venir, que Dios esta levantando esta generación para grandes cosas, para conquistar nuevos territorios y para expander su Reino aqui en la tierra! Que los mejores dias estan aun en frente y no detras! Esta aventura que es la vida no seria lo mismo sin Él. 1 Corintios 2:9

image
Me acuerdo como desde que era pequeño me cargabas en tus hombros a todos partes. Incluso cuando estabas cansado y agotado, me mantenias ahi arriba sosteniendome fuerte. Y aunque ya no me aguantes físicamente (culpa de McDonald’s), aun lo sigues haciendo con tu apoyo, tus oraciones, tu forma de amarme y la manera en que me impulsas y animas a nunca dejar de seguir a nuestro Padre arriba que es Él que nos ha cargado a los dos. Sin duda fue una experiencia increíble y hermosa el poder sentir tu respaldo y haber abierto el paso para mí antes de predicar por segunda vez. Empezar esta aventura de esta manera será algo inolvidable que quedara marcado en mi corazón para siempre. La verdad moría de nervios pero Dios es fiel y cuando decides confiar en Él, te sorprenderá con cosas que nunca te hubieras imaginado. Hay muchas cosas que cargamos con nosotros (esto me paso a mi por tanto tiempo que solo me sostuvo de llegar al lugar que Él tenía para mi) que no nos están dejando avanzar hacia nuestro propósito y destino. Jesús vino para hacernos libres! Para poder poseer lo que Dios nos ha heredado como sus hijos y amados, tenemos que cortar con ciertas cosas, llenarnos de Él en cada nivel, avanzar de donde estabas sea bueno o malo a donde esta Dios ahora! Y ver lo que Dios ve y decir lo que Dios dice! Nosotros vemos dificultad pero Dios ve destino! Finalmente, estoy super emociónado de lo que Dios hara y lo que aun hay por delante! Isaías 41:10 

image
Muchos tienen el anhelo y deseo de compartir con los demás acerca del amor tan ilógico y tan grande de Dios a otras personas por el resto de sus vidas, esto me incluye a mi. Sin duda alguna Dios cumple los deseos y anhelos del corazón a su tiempo perfecto. El deseo de mi corazón que tuve por tanto tiempo Él lo cumplió, como pueden ver arriba. Valió la pena la espera ya que Él fue Él que me abrió las puertas sin tener que buscar. Y si, fue mi primera vez predicando y será una que nunca olvidare y que quedara marcada en mi vida para siempre. No hay nada más hermoso e increíble que experimentar su amor, vivir en el y compartirlo con los demás porque su amor es lo único que puede transformar una vida y llevarla a lugares inimaginables! Con el propósito vendrá dolor, cicatrices, y rechazó muchas veces y cuando te gritaban “no eres nadie”, ahora Dios te grita “eres mi hijo amado”. Él no amo para recibir algo a cambio de nosotros sino para dar todo de Él hacia nosotros. Dios rompió 30 años de silencio hacia Jesús con estas palabras: “Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia”. De todas las cosas que Dios pudo haber dicho, sus primeras palabras no fueron direcciónales (ve allá) o instruccionales (has esto), fueron relacionales: “Este es mi hijo amado”. Cuando sabemos QUIÉN somos, entonces podemos hacer LO QUE fuimos llamados a hacer. Mateo 3:17

image
¿Cuando se llegan a estresar, enojar, o a frustrar no les pasa que necesitan sacarlo haciendo algo para que se valla? Pues como ven en esta foto, esta es una de las muchas maneras que lo saco o me distraigo de aquello que no me lleva a nada (obvio en el campo de tiro, tirándole a blancos..aunque a veces me dan ganas de dárselos a ciertas personas). Hace poco fui a tirar y puse el blanco a 100 yardas de distancia. Empeze a tirar y me di cuenta que no estaba nada cerca de darle al blanco. Me sorprendí porque no soy tan malo así que cheque el rifle. Mientras examinaba el rifle, me di cuenta que la mira telescópica estaba un poco fuera de su lugar. Fue ahí cuando supe porque no le daba ni al aire. Estaba tirando a los lados, porque apuntando al blanco estaba causando que apuntara en otra dirección. Antes de que pueda usar este rifle para practicar, necesito una mira que sea recta, la cual me permitirá disparar derecho. Entendí que mi mirada tiene que estar puesta en Dios y no en el hombre y no distraerme por sentimientos que me impiden darle al blanco. Cuando pones tus ojos en Jesús, tienes la seguridad de darle al blanco, a tus sueños, a tus metas y al destino que Dios tiene para ti. Proverbios 4:25

image
Un señor ya grande entra en el avión. En lugar de ir directamente a su asiento, el pide una palabra con el piloto. El piloto sale de su cabina y le dice, “En que te puedo ayudar?”. El señor le dice, “Que ruta vamos a tomar?”. El piloto le responde, “Disculpe?! Vamos hacia Nueva York, a que te refieres?”. El señor le dice, “Si si si. Compré mi boleto, se a donde vamos, pero cual es la ruta?”. Esta situación (que realmente sucedió cuando iba hacia Nueva York, donde me tomaron esta foto sin que me diera cuenta), me hizo pensar en como muchas veces me llego a sentir preocupado y con temor del futuro y de cual sera mi destino. Tambien en las muchas conversaciones que he tenido con mucha gente, especialmente con jovenes. Pienso que estamos DEMASIADO PREOCUPADOS con “LA RUTA”. No me mal entiendas, entiendo la preocupación PERO descansa seguro en que DIOS ESTA EN CONTROL! Saber que cada paso es dirigido por Él, realmente conforta el alma. Este “Viaje de Fe” en el que estamos es literalmente un caminar de fe. A lo mejor no puedes saber cada paso que vas a tomar, pero por la gracia de Dios podrás tomar cada paso cuando tengas que tomarlos. Mientras llegues a tu destino no dejes de disfrutar el proceso y tu relación con Dios, ni dejes de sorprenderte de lo que Él te de mientras llegas a tu destino. Vas a llegar seguro! “Yo, yo hablé, y le llame y le traje; por tanto, será prosperado su camino”. Isaias 48:15

image
Esta foto fue tomada en primavera, mi temporada favorita. Al verla me vino algo a la mente que les quiero compartir. Estaba hablando con un amigo el otro día sobre cuanto me encanta la temporada de la primavera. Asumí que todo el mundo amaba primavera tanto como yo, pero mi amigo no compartía mi entusiasmo – porque para el, primavera en donde el vive significa polen – el cual significa ataque de alergias. Estabamos evaluando la misma temporada, pero la estabamos experimentando muy diferente. Sabes, la manera en que experimentas las temporadas de tu vida espiritualmente está determinado por tu discernimiento de su propósito. Algunas temporadas pueden ser muy dolorosas, y todo al rededor de nosotros parece seco y desolado. Pero asi como invierno da a luz a la primavera, cada temporada en nuestras vidas puede servir un proposito para lo proximo que vendra. Si se siente como invierno en tu vida ahora, ten por seguro que primavera vendra despues! Tu esperanza no es en vano. Yo pase y sigo pasando por temporadas muy dificiles pero aprendi que no importa lo obscuro que este, no importa cuanto tiempo haya pasado, Dios siempre terminara lo que empezó y que lo que viene despues, es hermoso! Y sabes que me ha mantenido de pie? Saber que nunca estoy lejos  del corazón de Dios, cuidado o atención. Sus ojos amorosos están puestos sobre ti siempre, incluso en tu temporada mas dificil. Apóyate en ese amor tan grande que no falla y ten la seguridad que su mano no te soltará en cualquier circunstancia que atravieses. Y si el polen te esta causando dolores de cabeza, perdón.. Ahi si no te puedo ayudar. Cantares 2:11-14

image
No les pasa que al ver una foto les trae muchos recuerdos? Bueno, pues al ver esta foto, me trae a la memoria cuando años atrás estaba pasando por mis peores luchas (aunque aún sigo teniendo), mis mayores dudas e inseguridades. Creían que siempre debía estar a la misma altura de mi papá y eso causaba en mi mucho conflicto interno y a la vez me sentía incapáz o descalificado para lo que fuera que Dios tenía para mí. Mi padre ha sido una grande herramienta en mi caminar con Dios, pero hasta que realmente yo conocí por mi mismo quien era Jesús, aprendí que a pesar de que pueda sentirme imperfecto, Él me ama perfectamente y eso es lo que me transformó y me sigue transformando en la persona que El diseño que yo fuera y a la vez me sorpendió cuando empezó a llevarme a lugares que nunca había ido. De haberme sentido incapáz, ahora en Él se que puedo ser capáz; cuando temo simplemente confió. He aprendido que si me sostengo de su amor que es ilógico y que me mantiene, llegare seguro a donde sea que Él me quiera llevar. Porque no se trata de cuánto pueda llegar a amarlo, sino de cuánto me ama Él a mi, y ese amor es lo que realmente me transforma. Le he dado a Dios innumerables razones para no amarme. Ninguna de ellas ha sido suficientemente fuerte como para cambiarlo.  2 Corintios 12:9

image
Amo a la gente y para mi el vivir es servir y vivir para los demás, es ahí donde esta mi corazón. Muchas veces no nos damos cuenta de la necesidad tan grande que hay a nuestro alrededor por estar demasiado enfocados en las demandas de la vida o en nosotros mismos. Gracias a Dios he tenido la oportunidad de viajar a diferentes partes del mundo brindándole de mi amor a gente con tanta necesidad, a través del servicio. Es increíble poder ver como algo que pueda verse tan insignificante, pueda cambiarle totalmente la vida a alguien y traerle una sonrisa de vuelta, y sin darte cuenta acaba cambiandote la vida a ti también. Cosas pequeñas pueden hacer la diferencia. Y sin duda alguna, la verdadera felicidad la encuentras viviendo para los demás. -Juan 13:34